Por: Sofía Alvarado.  20 febrero

Esas pequeñas marcas alargadas y de color blanquecino o rosa, que aparecen en los muslos, senos, caderas, nalgas o el abdomen son el dolor de cabeza de muchas personas. Y es que prevenirlas requiere de ciertos cuidados, pero sin duda es más sencillo evitar su aparición que eliminarlas.

Causas

Las estrías surgen cuando las fibras elásticas que forman la piel se rompen a causa de un estiramiento amplio y rápido. Es frecuente que se produzcan cuando experimentamos grandes cambios de peso, por lo que suele ocurrir cuando quedamos embarazadas, engordamos en poco tiempo o si nuestros músculos se desarrollan rápidamente.

Existen otras variables por las que podemos presentar estrías, como la genética, problemas hormonales o afecciones en la piel. En su primera fase suelen ser de color rosáceo, pasando a un rojizo tirando a azulado y hasta convertirse en blancas.

¿Cómo prevenirlas?

La realidad es que las estrías son muy difíciles de eliminar, sobre todo es casi imposible cuando ya están blancas. Por ello, es importante seguir algunos pasos que nos ayuden a prevenirlas:

  • La hidratación es fundamental, ya que aportará elasticidad a la piel evitando que se rompa con mayor facilidad.
  • Utilizar cremas a base de ingredientes naturales, como la manteca de cacao o el aceite de jojoba son muy recomendables.
  • Beber mucha agua, unos dos litros al día por lo menos.
  • Exfoliarse practicamente a diario para promover la regeneración de las células.
  • Realizar ejercicio físico como mínimo dos días a la semana.
  • Comer alimento ricos en vitamina A,C y D, estimular mediante mensajes y chorros de agua fría la circulación sanguínea.
  • Evitar los cambios de peso rápidos y radicales

Síntomas

Las estrías producen picazón y quemazón cuando se están formando. Son marcas alargadas y con arrugas, similares a las cicatrices o los rasguños.

Tipos

Una estría pasa por dos fases: la fase roja y la fase blanca. Cuando aparecen se muestran de color rojo, porque la piel está inflamada, pero una vez que la piel ha terminado de ensancharse, la tensión desaparece y la estría adopta un tono blanquecino. Las estrías maduras son líneas de color blanco nacarado, un tono mucho más claro que la piel circundante, de aspecto plano o ligeramente deprimido frente a la piel sana.

Remedios caseros para combatirlas

Los tratamientos caseros son poco agresivos y menos efectivos, pero pueden ser útiles en el tratamiento de estrías leves.

Las lociones caseras con vitaminas o ampollas de minerales ayudan a tratar la zona. En general, estas cremas contienen sustancias hidratantes y regeneradoras.

La manteca de cacao, el aceite de aguacate, de uva y de almendras también hidratan y ayudan a regenerar la piel. Evidentemente, los resultados no son tan satisfactorios, pero generan pequeños cambios en la apariencia de la piel.

Tratamientos modernos para las estrías

Los tratamientos utilizados en muchos lugares para combatir este problema, en su mayoría son muy invasivos y pueden llegar a ser dolorosos o molestos.

El tratamiento más famoso es el que se realiza con láser, en donde destruyen el tejido cicatrizal. Como resultado, el organismo empieza a producir nuevo colágeno y sustituye el tejido dañado por tejido sano, de forma rápida y sin efectos secundarios. La piel se enrojece inmediatamente después del tratamiento con láser y al día siguiente se vuelve más oscura y se empieza a desprender. Al cabo de tres o cuatro días finaliza la descamación y el organismo empieza a generar piel nueva.

Aunque las estrías son el mayor complejo de muchas personas, estas son sumamente normales en nuestro cuerpo, por lo que no hay razón alguna para avergonzarse de ellas. Las estrías son muy caras y difíciles de eliminar, pero con constancia y tomando en cuenta ciertos cuidados, su aspecto definitivamente puede mejorar.

Fuente: Belleza a su alcance (Salón de belleza)