Cristina Mora Jiliuta.27 agosto, 2015
Mascarillas de germinados embellecen la piel
Mascarillas de germinados embellecen la piel

Activar semillas y utilizarlas en la piel en forma de mascarilla es una manera de nutrirla y embellecerla. Los brotes o germinados de alimentos como la alfalfa o las lentejas son excelentes nutrientes que la piel agradecerá. Es importante sacar un tiempo para nosotras y conectarnos con los alimentos vivos.

Pero, ¿qué es un germinado? Es el producto del crecimiento normal de una semilla y por esta razón está lleno de vida y de saludo. Son pequeñas hojas que se traducen en grandes beneficios.

La experta en estética y profesora del Instituto Profesional de Belleza (IECSA), Diana Trotz hace un repaso por las propiedades de estos brotes y el bienestar que le pueden generar a nuestra piel.

Las lentejas germinadas retrasan el envejecimiento y son ricas en proteínas, vitamina C y hierro.
Las lentejas germinadas retrasan el envejecimiento y son ricas en proteínas, vitamina C y hierro.

"La ventaja principal de los germinados es que combaten los radicales libres y por lo tanto nos ayudan a prevenir el envejecimiento prematuro", explicó Trotz.

La experta aseguró que los brotes de semilla poseen un efecto enzimático y colaboran con una mayor elasticidad en la piel. Por ejemplo, la alfalfa es un excelente antioxidante que protege de agentes patógenos y renueva la piel.

Los germinados están llenos de vitaminas A, C, E y K, elementos geniales para fortalecer uñas, cabello y piel.

Hacer mascarillas de germinados es sumamente sencillo y muy económico, ya que lo mejor es utilizar el germinado por sí solo y no mezclarlo con otros ingredientes, para aprovechar sus nutrientes de la mejor manera.

Contiene vitaminas A, B, C, E y K , calcio, magnesio, potasio, hierro, selenio y zinc y los aminoácidos más importantes. Es remineralizante, combate la fatiga y la debilidad.
Contiene vitaminas A, B, C, E y K , calcio, magnesio, potasio, hierro, selenio y zinc y los aminoácidos más importantes. Es remineralizante, combate la fatiga y la debilidad.

Mascarilla de lentejas:

Para nutrir el rostro con lentejas, basta con cocinar un puñado de lentejas que se hayan activado en agua por un par de días, para suavizarlas, sin ningún otro ingrediente, dejarlas enfriar y machacarlas hasta formar una pasta que podemos mantener en la cara por unos 15 minutos.

Tónico de alfalfa:

La alfalfa se puede hervir en únicamente agua y una vez que esté fría, aplicarla con un algodón por todo el rostro.

Troz advierte que la alfalfa puede llegar a provocar sensibilidad en la piel. Por esta razón, es necesario utilizar bloqueador abundande tras la aplicación de este tónico, para proteger el rostro de las manchas causadas por el sol.

Mascarilla de alfalfa:

Con el objetivo de tensar la piel, la alfalfa germinada puede machacarse y mezclarse con miel de abeja. Esta combinación se aplica en la piel como una mascarilla para dar energía a los tejidos y equilibrar los niveles de agua en el cuerpo.

FUENTE: Profesora de estética del Instituto Profesional de Belleza (IECSA), Diana Troz.