Francella Madrigal.16 julio

Cada día nuestro rostro se convierte en un lienzo que adornamos con maquillaje. Aunque la selección de productos de maquillaje por lo general es muy cuidadosa, no siempre se tiene el mismo cuidado al momento de elegir un desmaquillante; pese a ser un paso vital para la salud y cuidado de nuestra piel.

Fotos: Shutterstock
Fotos: Shutterstock

Durante este proceso no solo removemos el maquillaje sino también células muertas y otras partículas de contaminación a las que nos exponemos diariamente. Algunas consecuencias de dormir con maquillaje son:

  • Pérdida de la luminosidad de la piel
  • Inflamación
  • Acné
  • Arrugas prematuras
  • Pestañas débiles propensas a la caída
  • Labios quebradizos

El uso frecuente de desmaquillantes comerciales puede llegar a maltratar el cutis por la cantidad de sustancias químicas que contienen. Así que una muy buena alternativa es elegir un producto natural, o al menos intercalar su uso. Esto además le podría economizar dinero, ya que es una alternativa menos costosa. Eso sí, elija uno según su tipo de piel.

Piel seca

Quienes tienen este tipo de piel podrán reconocer las siguientes características en su cutis:

  • Apariencia opaca
  • Escamaciones
  • Poros cerrados

Al presentar una baja producción de grasa los aceites naturales resultan ser una alternativa idónea para desmaquillarse.

Aceite de coco

Posee propiedades antibacterianas y antifúngicas que lo convierten en un producto ideal para desmaquillarse dejando la piel hidratada y con una sensación de suavidad.

Al utilizarlo, coloque pequeñas cantidades en un algodón, si el aceite se encuentra en estado sólido frótelo en sus dedos hasta que tenga una consistencia más líquida. Recuerde utilizar movimientos circulares y suaves, puede dejarlo en el rostro por un par de minutos antes de retirar con agua tibia para aprovechar el efecto de hidratación.

Piel grasa

Este tipo de piel presenta las siguientes características:

  • Aspecto brillante
  • Poros abiertos
  • Más propensa a padecer de acné

Las pieles grasas absorben rápidamente el maquillaje, por lo que es indispensable el uso de primer y desmaquillarse todas las noches. Se debe recurrir a productos que permitan limpiar y cerrar los poros.

Agua de rosas

Este producto realizó su viaje de Oriente a Occidente hace ya varios siglos y se ha convertido en uno de los favoritos para el cuidado de la piel.

Utilizándolo en pequeñas cantidades con un algodón, no solo removerá fácilmente el maquillaje, también ayudará a combatir la grasa e inflamación en el rostro.

Piel mixta

Este tipo de piel presenta una combinación de partes secas y otras más grasosas, por lo que su cuidado se vuelve todo un reto.

Yogur

Una opción ideal para dejar un efecto hidratante que no engrase el cutis, se aplica realizando movimientos circulares con la ayuda de un algodón y al terminar se enjuaga la piel con agua tibia.

Tip: Si lo que se desea es una limpieza más profunda del cutis, se puede realizar una mascarilla de yogur y fresas. Se deja sobre la piel durante 20 minutos para luego retirar con agua tibia.

Todo tipo de piel

El agua micelar

Se ha convertido en uno de los productos de belleza más populares en los últimos años, ¿de qué está compuesto este producto? Se trata de una solución de naturaleza acuosa compuesta por unas moléculas denominadas tensioactivos que tienen la capacidad de unirse tanto a elementos grasos como acuosos en sus extremos. Al aplicarse sobre la piel un extremo de las moléculas retienen en su interior la grasa y suciedad, mientras que el otro extremo realiza un efecto tónico. Es decir, el agua micelar cumple tanto la función limpiadora como tonificadora.