Mónica Morales.10 mayo

Establecer una rutina de belleza para muchos es todo un reto, pero quienes lo logran, obtienen grandes beneficios para su piel. Especialmente en el rostro, como primer paso, es elegir los productos correctos de acuerdo a las necesidades.

1. La limpieza diaria: La piel acumula suciedad durante todo el día y si no está limpia, los productos de tratamiento que apliquemos no tendrán el efecto esperado. Es por ello que la limpieza de rostro, cuello y escote es el paso más importante de todos.

Para elegir el limpiador correcto se debe conocer el tipo de piel, o bien, utilizar un producto que sea para todo tipo de piel. Recomendación: Perfectly Clean de Estee Lauder es una espuma refrescante que limpia a profundidad pero con suavidad. Combina ingredientes botánicos y minerales que calman, confortan y clarifican la piel, reduciendo la irritación que puede acelerar el proceso de envejecimiento.

2. Tonificar para equilibrar la piel: El tónico es uno de los productos más importantes en cuidado facial. Éste restablece el pH de la piel y finaliza el proceso de limpieza, eliminando posibles restos de suciedad del rostro y ayudando a cerrar los poros.

El tónico es un elemento refrescante, revitalizante, hidratante, equilibrante y relajante. Hace que la piel esté mucho más receptiva y preparada para recibir la dosis de hidratación que viene a continuación en la rutina de cuidado.

3. Contorno de ojos: La piel es mucho más fina en este área y, por lo tanto, es donde primero se manifiestan los signos del cansancio, las líneas de expresión y las arrugas. Para evitarlas o disminuirlas basta con aplicar una pequeña cantidad del tratamiento para contorno de ojos. Recomendación: La crema All About Eyes de Clinique disminuye la aparición de bolsas, ojeras y líneas de expresión. Además, su fórmula en crema-gel ayuda a mantener el maquillaje de ojos intacto. Se recomienda utilizar este producto por la mañana y por la noche.

4. El sérum a profundidad: Es un complemento de la crema hidratante. Siempre se aplica antes de ésta, porque penetra en capas más profundas de la piel. Es posible aplicar uno para el día, pero si el factor tiempo no le permite aplicarlo, inclúyalo en su rutina de noche. Recomendación: Advanced Night Repair de Estee Lauder revela una apariencia más tersa, radiante y joven. Líneas y arrugas lucen notoriamente reducidas.

5. Crema hidratante: No sólo cumple una función de resolución de problemas concretos para que la piel luzca sana e hidratada, también ayuda a que el maquillaje no se escame o cuartee a lo largo del día y que se sienta mejor. Recomendación: Dramatically Different gel hidratante de Clinique refuerza la barrera de hidratación de la piel, manteniéndola hidratada todo el día.

6. Cuidado nocturno: La piel no se comporta igual por el día que por la noche. Durante el sueño se pierde la barrera de hidratación natural de la piel, porque se produce una pequeña exfoliación al regenerarse. Por eso, la limpieza antes de dormir es muy importante, los expertos aconsejan utilizar un cepillo facial, desde el escote hasta el rostro, en movimientos ascendentes e insistiendo en las zonas de la frente y barbilla, donde se acumula más grasa. Es una limpieza más profunda que la que se consigue con las manos y ayuda a activar la circulación y eliminar el maquillaje. Todo lo que se aplique por la noche penetra mejor en la piel, por eso deben ser cremas y sérum nutrientes que ayuden a la renovación natural.

Fuente: Tiendas Universal (tel.: 2243-0255).