A veces cuando pensamos en la palabra liposucción nos imaginamos tubos llenos de grasa como hemos visto en programas de televisión de cirugías. Sin embargo, este procedimiento no tiene que ser tan invasivo y gráfico como nos lo pintaron los cirujanos de Beverly Hills.

Es cierto que durante los primeros años que se practicaron las liposucciones en el mundo, allá por las décadas de los 70’s, 80’s y 90’s el procedimiento efectivamente podía resultar doloroso debido al gran tamaño de los tubos (cánulas). Sin embargo, la tecnología ha permitido que nos olvidemos por un momento de que para tener un abdomen plano, eliminar la celulitis y las estrías que marcan nuestro cuerpo debemos pasar por una operación traumática.

La laserlipolisis y específicamente el SmartLipo que realiza la Clínica Torre Mercedes es una técnica para la eliminación de las células de grasa utilizando láser donde el tamaño de la cánula requerido para retirar éstas es menor al de una liposucción tradicional, por lo tanto también se realiza una incisión muy pequeña.

“En el laser lo que hacemos es una destrucción con luz, con una fibra muy fina - es como ver un pelo - y después podemos extraer esa grasa que se emulsifica o podemos dejar que el cuerpo la metabolice” explica el Dr. Erick Pérez, médico cirujano, que realiza este procedimiento.

El cirujano Pérez afirma que entre sus clientes se incluyen tanto personas que buscan un abdomen marcado (como deportistas, modelos) como personas con un exceso de peso importante.

La recuperación de esta operación también requiere el uso de prendas de compresión, pero la duración del uso obligatorio de esta prenda se reduce significativamente ya que al ser un procedimiento menos invasivo la recuperación es considerablemente más rápida que en una liposucción tradicional. Hay menos riesgo de infección porque el láser cuando pasa destruye el 99% de bacterias. El procedimiento se realiza con anestesia local y el paciente se mantiene consciente, despierto y coopera durante los minutos u horas que dure la intervención.

El doctor Pérez también explica que el láser estimula las fibras de colágeno por debajo de la piel, que produce una retracción de la piel y por consiguiente se talla y no queda flácida. En la liposucción tradicional se pueden romper vasos y puede existir la complicación de embolia grasa, que puede resultar muy grave.

En la clínica Torre Mercedes realizan este procedimiento acompañado de un ultrasonido mientras se realiza el procedimiento: disminuye el riesgo de que se lastime el músculo.

El laser tiene “varios conos” de energía: unas células son destruidas completamente, otras se dañan con el láser indirectamente, esas el cuerpo las marca como células dañadas para ser destruidas. El cuerpo sigue destruyendo células de grasa por 90 días más.

El procedimiento de un área grande es de 3 a 4 horas. Las áreas pequeñas: papadas, brazos es de 1 hora o 40 minutos. Se puede hacer por zonas.

Preparación

Para que las personas no se lleven ninguna desilusión es fundamental que se realicen una cita previa de valoración.

Aquí se le hace una historia clínica para ver que el paciente no padezca alguna enfermedad que prohibía hacer el tratamiento, por ejemplo: lupus eritematoso sistémico, pacientes riniticos o asmáticos, problemas en el hígado, enfermedades graves. También se realiza un examen preoperatorio.

La valoración es fundamental porque ahí también se hace un estudio para determinar cuanto es grasa por encima del músculo (esta es la que se puede eliminar) porque hay grasa que está por dentro (especialmente en los hombres) y esta solo se puede tratar con dieta y ejercicio. El ultrasonido que se hace en la valoración muestra cuanto es grasa por encima y cuánto es por debajo, esto ayuda a que las expectativas del paciente sean realistas.

En la valoración también se estima cuánta anestesia necesita el paciente, esa dosis no se va a modificar. Normalmente el dolor es bajo. Sin embargo, si por alguna razón el paciente siente mucho dolor se dividen las sesiones en dos, sin costo adicional.

Se recomienda no tomar mucho líquido el día de la cirugía. A la salida de la operación ya puede seguir sus comidas y hábitos diarios, es más se recomienda caminar ese mismo día. Porque al moverse es más fácil que la persona evacue los líquidos y metabolice la grasa.

Otros usos

Se puede tratar para la sudoración excesiva, hiperhidrosis se tarda 40 minutos. Se trabaja la parte superficial donde están las glándulas sudoríparas. También para tratar estrías y celulitis.

Fuente: Dr. Erick Pérez, médico cirujano en la Clínica Torre Mercedes. Tel: 2295-6656 y 2235-8643

Etiquetado como:
  • liposucción con láser
  • cómo se hace una liposucción
  • liposucción en Costa Rica