Andrea González Mesén.17 agosto, 2018

Las pieles se califican como maduras después de los 45 años en adelante, aunque hay líneas de expresión o envejecimiento que aparecen antes de esta edad que son tratados con productos preventivos más que correctivos.

Cerca de los 50 años, la deshidratación de la piel empieza a notarse aún más, y en consecuencia aparecen las líneas de expresión y signos de envejecimiento, principalmente en las áreas de la zona t y frente.

Los primeros signos de la perdida de elasticidad se notarán en la boca y en el contorno de los ojos.

Los productos preventivos se pueden empezar a utilizar desde los 25 años y se extiende cerca de los 45, cuando den paso a la gama de productos correctores.

Lo más importante para un maquillaje en un rostro con líneas de expresión marcadas es la preparación. El rostro debe estar limpio, hidratado y tonificado.

Jonathan Núñez, maquillador de Revlon, sugiere iniciar el maquillaje con un primer con características para pieles maduras. Eso que quiere decir que sean humectantes, que ofrezcan beneficios como el relleno de poros y que eviten que se quiebre la piel.

Por su parte Carlos Cuesta, maquillista de Covergirl y Max Factor, concuerda con Núñez en que la clave es buscar productos que aporten hidratación, y advierte que la mayoría de los primer disponibles en el mercado tienen como principal función el control de la grasa, atributo que puede afectar la apariencia de las pieles maduras.

Lo ideal es utilizar bases y correctores en crema o líquidos que ayudarán le darán a la piel una apariencia más sana y cuidada, con un aspecto satinado, no grasoso.

La aplicación de los productos debe ser en contra de las líneas de expresión. Por ejemplo, el corrector en el contorno del ojo debe aplicarse de extremo al lagrimal. Al untar la base en el resto del rostro procure hacerlo en pequeños golpes, con un leve masajea, sin estirar la piel.

Cuesta aconseja aplicar el producto con los dedos, en pocas cantidades para luego difuminar.

Si prefiere utilizar brochas igualmente deposite poco producto y vaya distribuyéndolo con pequeños golpes.

Cuesta recomienda evitar coberturas extremas sobre todo cuando las líneas de expresión están muy marcadas para evitar envejecer visualmente aún más el rostro.

En las zonas orbiculares donde pueden predominar las líneas de expresión es mejor utilizar corrector y no tanto una base. Evite las bases de alta cobertura y prefiera las desarrolladas como anti edad que tiene más nutrientes, evitan resequedad en la piel y que tienen control de brillo.

Elija sombras y rubores en barras cremosas para dar un look mucho más ligero y natural. Sus versiones en polvo también funcionan, pero podrían saturar un poco más la piel y de nuevo marcar las arrugas, lo mismo que los polvos compactos o traslúcidos.

Es importante evitar los iluminadores, más ahora que están de moda. Cuando se aplica mucha luz y hay líneas de expresión muy marcadas lo que se logra es resaltarlas. Esta regla aplica para las sombras perladas.

Recuerde que los colores claros agrandan o expanden la zona en la que fue aplicada. Lo ideal es que usen sombras mate o semi mate.

Para evitar que se noten las comisuras de los labios puede aplicar un delineador incoloro que evita que se corte el producto.

Recuerde que la hidratación de la piel es clave en el acabado de su maquillaje.