María Paula Álvarez.18 abril

Los poros abiertos, o dilatados, son uno de los problemas más comunes y también de los más molestos cuando de cutis se trata. Las causas pueden ser varias, y por ello consultamos con la dermatóloga Mariela Hidalgo, que comparte datos interesantes sobre cuidados y tratamientos para mejorar esta condición.

Hidalgo enfatiza que hay 3 cosas que se deben saber cuando se habla de “cerrar” los poros:

  1. La piel grasa siempre va a tener los poros abiertos.
  2. La zona T (frente, nariz y boca) es más grasa que el resto de la cara, por lo que los poros de esta zona suelen están abiertos.
  3. Con los tratamientos se disminuye el tamaño del poro, pero no se cierra al 100%. Y con el tiempo, se vuelven a abrir.

Es importante recordar que así como los poros son los que eliminan el sudor y las toxinas del cuerpo, también son los que reciben nutrientes, regulan la temperatura e hidratación de la piel.

Tratamientos para regular el tamaño de los poros

IPL: Estas son las siglas en inglés para “luz pulsada intensa”. Este tratamiento emite una luz discontinua que al ser absorbida, elimina las lesiones de la piel.

Micropunción con micro agujas: Este procedimiento se realiza con un dispositivo que contiene micro agujas entre los 0,5 y 2,5 mm. Se aplican en la región a tratar y provocan microlesiones en la dermis, que generan la producción de colágeno.

Lásers: Los lásers fraccionados estimulan la producción de colágeno, y esto contribuye a disminuir el tamaño de los poros.

Microdermoabrasión: Este tratamiento funciona como un peeling menos agresivo. Por medio de puntas de diamante, elimina las capas exteriores de las células de la piel, lo que causa la regeneración celular, la producción de colágeno y la mejora de la elasticidad.

Estos tratamientos deben ir de la mano con buen cuidado y limpieza para la piel, lo que nos lleva a la siguiente etapa: la limpieza del cutis. Lo recomendable es limpiarse el rostro dos veces al día, una en la mañana y una en la noche. Esto porque el exceso de lavado puede causar el efecto contrario y generar piel grasa o irritación.

Claro, si durante el día usted realiza actividad física, la limpieza es válida ya que está expuesta al sudor.

Los 4 pasos para limpiar el cutis

Paso 1: Identifique su tipo de piel, de esta manera podrá comprar el kit de limpieza adecuado para usted.

Paso 2: Lave la cara con un dermolimpiador. No utilice productos con jabón pues es irritante para la piel. Los dermolimpiadores se pueden encontrar en líquido o barra.

Paso 3: Utilice un astringente de acuerdo a su tipo de piel, este le ayudará a controlar los niveles de grasa e inflamación.

Paso 4: Utilice una crema hidratante. Procure dar suficiente tiempo para que la piel absorba la crema antes de maquillarse.

Tip extra: Los exfoliantes son recomendables, pero el granulado debe ajustarse a su tipo de piel. Si usted tiene una piel fina o seca no debe utilizar el exfoliante más de 3 veces por semana y el granulado debe ser pequeño. Si su piel es gruesa o grasa, puede utilizar el exfoliante en su rutina de limpieza diaria.

Fuente: Mariela Hidalgo, dermatóloga. Centro Dermatológico Cenderma, tel: 2280-9292.