Mónica Morales.16 agosto, 2018

Desde un problema hormonal hasta uno ginecológico; desde la ingesta de un tratamiento médico hasta una afección dermatológica; desde la aplicación de químicos fuertes hasta el abuso de herramientas térmicas…

No cualquier cabello es apto para someterse a atrevidos cambios de look. Las consecuencias de la aplicación de productos químicos sin un diagnóstico previo pueden acarrear problemas capilares severos, entre estos la alopecia (pérdida de cabello severa).

Es necesario un diagnóstico apropiado. Existe mucho desconocimiento en el tema de las posibles consecuencias de realizarse nuevas tendencias de color en el cabello; o bien, lisos.

“Es necesario hacer una valoración de las patologías a nivel de cuero cabelludo del cliente y comenzar un proceso de restructuración de la hebra y de restauración del cuero cabelludo. El abuso de químicos y el excesivo uso mecánico de planchas y secadoras hace que la hebra pierda aminoácidos y proteínas”, explicó la especialista y experta en el tema, Johanna Tercero, fundadora del Centro Especializado en Restauración Capilar y Coloración que lleva su nombre.

La restauradora capilar comentó que un proceso de reparación puede tardar hasta un año, pues es necesario no exponer la hebra a procesos mecánicos o químicos mientras le ayudan al folículo para que se fortalezca y pueda nacer cabello nuevo y sano. También existen tratamientos que aceleran el crecimiento del cabello hasta tres veces más de lo normal.

“La entrevista es importante. Por ejemplo, el consumo de ciertos medicamentos puede afectar cómo quede un color. Hay que estudiar todo aquello que pueda influir directamente en el estado de la hebra y el cuero cabelludo. También hay que ver a fondo el historial del cabello: ¿cuándo fue el último tinte?, ¿se sometió a alguna decoloración extrema?, ¿qué tipo de químicos le han aplicado a la hebra?, ¿se hizo lisos extremos?... A partir de ese conocimiento podemos referir un tratamiento específico de acuerdo con la necesidad del cliente”, destacó la experta en reparación de cabello.