Andrea González Mesén.11 agosto, 2016
Foto Rostro.
Foto Rostro.

La aplicación de la toxina botulínica ha sido un método favorito para eliminar las líneas de expresión. Durante todos sus años de uso, han surgido muchos mitos y verdades. Conocer a ciencia cierta sobre estos, es la mejor herramienta para aplicarlo correctamente sin pasar por algún efecto secundario no deseado.

El bótox, como es conocido en el mercado mundial por su principal nombre comercial, es un producto biológico derivado de la bacteria llamada Clostridium Botulinum. La función de esta toxina es inhibir la producción de acetilcolina, provocando una parálisis del musculo.

La palabra toxina puede hacer dudar a cualquiera. Juan José Rodríguez, dermatólogo de Torre Médica Momentum, asegura que no es nocivo a pesar de ser derivado de una toxina, y gracias al proceso de elaboración, purificación y dosificación se puede utilizar como medicamento.

Mitos y verdades:

1. El bótox se utiliza únicamente para el tratamiento de arrugas.

FALSO. Hoy se conocen otros múltiples usos como es el caso en neurología para la migraña, en oftalmología para el estrabismo, hiperhidrosis (exceso de sudoración), contracturas, tics nerviosos y hasta para controlar el bruxismo.

2. Es doloroso.

FALSO. Puede resultar mínimamente doloroso para personas muy sensibles.

3. Solo debe aplicarlo un especialista médico

CIERTO. Se recomienda que esta aplicación sea realizada por personal médico capacitado como es el caso de neurólogos, dermatólogos y o cirujanos plásticos.

4. Sus efectos se ven de manera inmediata.

FALSO. Sus efectos no se ven de manera inmediata , empiezan a notarse entre el segundo o cuarto día, teniendo como pico máximo entre el día 7 a 10.

5. Esta toxina puede paralizar músculos del rostro a mediano o largo plazo.

FALSO. Aunque paralizar los músculos a mediano plazo es su función, dicha parálisis está sujeta a la dosis estipulada por el médico tratante, según las necesidades de cada paciente. En seis meses, promedio, la toxina va perdiendo sus cualidades normalmente y la musculatura recobra su función normal.

6. Puede resultar alérgico.

CIERTO. Aunque no es frecuente, puede haber alergia a la bacteria.

7. La zona tratada puede perder sensibilidad

FALSO. No se ha reportado ese efecto secundario.

8. Si no se vuelve a aplicar, las arrugas reaparecen más marcadas.

FALSO. Al paralizar los músculos por un período de seis meses en promedio, el proceso de envejecimiento se retrasa durante ese período, y el músculo al estar paralizado durante ese tiempo no va atener la misma fuerza que al inicio. Además la toxina va perdiendo su acción poco a poco y no súbitamente.

9. ¿Es contraproducente usarlo en muchas sesiones muy seguidas?

CIERTO. No se recomienda su uso muy seguido (menos de seis meses) debido a que si se aplica en un período menor se lograrán efectos no deseados.