Mónica Morales.1 julio

En décadas pasadas las técnicas de rejuvenecimiento se aplicaban cuando ya la persona se veía envejecida y arrugada, en este caso recurriendo a procedimientos quirúrgicos sumamente invasivos. Actualmente sabemos que un paciente puede empezar a realizarse pequeños tratamientos desde temprana edad (mediados de sus veintes) para prevenir el envejecimiento, y de esta manera poder llegar a los 50 o 60 años sin necesitar técnicas quirúrgicas. 

La armonización busca evitar las cirugías que muchas veces cambian radicalmente la anatomía de los pacientes modificando sus rasgos. Se busca –con actuaciones tempranas– la prevención del envejecimiento, reposicionando o reponiendo los cojines adiposos que sabemos se empiezan a perder en nuestra segunda década de vida.

Actualmente hay múltiples avances científicos que nos ayudan a entender el proceso de envejecimiento. Antes un rejuvenecimiento era simplemente recoger piel y cortar, ahora conocemos muchísimo más, estudiando el cambio de estructuras del rostro tanto de grasa como en hueso. El estudio de cómo envejecemos es muy amplio y nos da suficiente conocimiento para trabajar en la anatomía del rostro, partiendo del dinamismo del proceso, de esta manera podemos hacer reposicionamiento de vectores y grasa desde donde debe ser, sin caer en excesos. 

Ejemplos de caras famosas

Acá tenemos tres decisiones diferentes o tres tipos diferentes de envejecimiento facial 1. Lisa Kudrow optó por envejecer muy “Natural” como la naturaleza y los años la llevan. 2. Courteney Cox se nota el relleno y el rostro para muchos luce muy cargado. Decide verse joven y con resultados más exóticos. 3. Jennifer Aniston logró un balance en armonización facial, la correcta cantidad de “ayuda estética”. Usa técnicas que van a detener poco a poco el paso de los años aceptando su edad pero siempre con ayuda para verse mejor 

De esto se trata la armonización facial: usar los recursos y técnicas de rejuvenecimiento de manera adecuada para lograr vernos mejor, sin perder nuestros rasgos naturales, nuestras expresiones características o exagerar perdiendo la naturalidad por los retoques en el rostro. 

Con ciertas combinaciones y tratamientos, logramos una armonización facial más natural, a menos costo que una cirugía, con técnicas accesibles que nos permiten rejuvenecer rostro y piel con la idea que no se note, aunque envejecemos, lo hacemos de manera más lenta y luciendo natural con piel sana. Algunas de ellas son: 

  • Plasma rico en plaquetas. El plasma rico en plaquetas (PRP) es un tratamiento médico de regeneración celular y anti-envejecimiento. 
  • Fotona 6D y 4D. Un tratamiento para el rejuvenecimiento y lifting facial. 
  • Hilos tensores. Logran un cambio inmediato en tan sólo veinte minutos sin cirugía es un lifting facial sin bisturí. 
  • Plasma Pen. Efectivo para tratar de forma no quirúrgica el exceso de piel y arrugas. 
  • Botox/ rellenos. El relleno adecuado y la cantidad adecuada son la combinación ideal para un resultado perfecto. 
  • Cosmelan® es un método despigmentante que proporciona una acción correctiva intensiva sobre las hiperpigmentaciones cutáneas al tiempo que regula la sobreproducción de melanina inhibiendo y controlando la reaparición de nuevas manchas. 
  • Laser CO2 fraccionado y peelings. Este laser utiliza gas dióxido de carbono para calentar la dermis, así el colágeno toma la forma que ha perdido, disminuyendo las arrugas y rejuveneciendo la piel. 

El secreto es combinarlos, de manera individualizada, personalizada. No es una receta, cada persona requiere técnicas diferentes pues tenemos diferentes maneras de envejecer; desde el fotoenvejecimiento externo de la piel, hasta la dinámica de los compartimientos de grasa de la cara y comportamiento de estructura ósea del rostro. Así vemos casos que requieren tratamientos para para manchas, líneas de expresión, flacidez, pérdida de volumen, entre otras necesidades, factores que hacen que nos veamos envejecidos y que hoy con estas técnicas podemos recuperar. Sin embargo, el abusar de las mismas nos puede traer errores que durarán meses o hasta años, causando un efecto contrario al deseado. La belleza está en los detalles. 

Fuente: Dra. Carolina Pérez, médico cirujana (código 9550), Clínica de Salud integral (tel.: 2237-6706).