Mónica Morales.28 agosto

En la actualidad, las personas deseamos, cada vez con mayor frecuencia, estar cerca de lo natural. El contacto con nuestro ambiente y sobre todo, el usar productos naturales, forma parte de las prioridades de nuestro siglo. Queremos combinar todos los beneficios de la naturaleza con los avances científicos y tecnológicos del momento.

Uno de los elementos naturales de mayor antigüedad en nuestro planeta y del cual echamos mano para crear productos que mejoran nuestra salud y belleza, son las algas, vegetales con capacidad de fotosíntesis, sin raíces, que viven en el agua dulce y salada, así como en espacios húmedos.

Estos organismos, que han estado presentes desde las primeras civilizaciones, se emplearon sobre todo para diversos tratamientos en el cuidado de la salud. Por ejemplo, los mayas y aztecas, en América, las empleaban para los baños de vapor, temazcalli, durante el embarazo y postparto de las mujeres. Mientras que en Europa, podían emplearlas en loción o crema para efectos terapéuticos en diferentes enfermedades dérmicas.

Las algas son empleadas para productos que se encargan del cuidado de nuestra piel, como los geles corporales reafirmantes.

Además, la cosmética es otro de los terrenos donde las algas han encontrado mayor aceptación y crecimiento como producto. Por su contenido en sales minerales, vitaminas, oligoelementos y aminoácidos, son asimilados por las células de nuestra piel. De esta forma, contribuyen a mejorar problemas como la celulitis, afecciones circulatorias, además de brindar humectación a la piel y eliminar la grasa.

Ya vimos todos los beneficios que las algas pueden impactar en la salud y belleza de nuestro cuerpo, pero ¿qué tipo de productos enfocados al cuidado de nuestra piel las contienen? Pues bien, en el mercado latinoamericano, podemos encontrar exfoliantes y reafirmantes corporales.

Exfoliantes: Los exfoliantes son excelentes para el cuidado de nuestro cuerpo y rostro, las algas, el mejor ingrediente. Pues éstas contienen peróxido de benzoílo y ácido salicílico que depuran y renuevan las células de la piel, lo que contribuye a retrasar la aparición de manchas y arrugas. Además al eliminar las células muertas y las bacterias que se acumulan durante el día, las algas apoyan los tratamientos para el acné.

Reafirmantes corporales: Para el resto del cuerpo, las algas son nuestras mejores aliadas si queremos atenuar la piel de naranja y reafirmar nuestra piel. Ya que, estos organismos promueven la vasodilatación local y la circulación de la sangre. En el mercado existen productos especializados en brindar estos beneficios. Por ejemplo, podemos encontrar geles corporales que a través de su efecto termogénico y contenido de ingredientes de origen natural, como las algas marianas, que mejoran la apariencia de la piel de naranja y disimulan las estrías.

Lo natural y lo progresivo de la tecnología y ciencia, pueden convivir en productos con ingredientes naturales. Específicamente para el cuidado de nuestra piel, podemos destacar los que usan los componentes de las algas. Este elemento además de ser conocido desde las primeras civilizaciones, posee componentes que contribuyen al cuidado de nuestra piel facial y corporal.