Cristina Mora Jiliuta.8 mayo, 2017
Condones
Condones

¿Con cuáles condones siente una más? ¿Toman los condones en cuenta a la vagina? El mercado ofrece de todo, en Perfil le detallamos qué analizar al elegir uno.

Están hechos para el pene y muchas veces no toman en cuenta que la vagina está igual de en contacto con ellos. Los condones, generalmente, están diseñados pensando en las necesidades del pene, pues lo envuelven. Pero, ¿toman en cuenta los gustos y necesidades de la mujer? ¿Cuáles se adaptan mejor a lo que cada vagina necesita?

Le consultamos al respecto a la sexóloga de Durex Centroamérica, Marianela Arias Lamicq y le detallamos a continuación cómo elegir -en pareja- un condón que funcione para las necesidades de ellos y ellas.

Con puntos y estrías

Las texturas en los condones están hechas para un mayor disfrute de la mujer. Los puntos, las estrías o las líneas en este tipo de preservativos se diseñan para que la vagina perciba sensaciones diferentes. Hay quienes no notan la diferencia a la hora de la penetración, pero su diseño está pensado para aportar estimulación adicional.

Lleno de sorpresas

Si es una chica curiosa para quien el elemento sorpresa es primordial, debe saber que en el mercado existen cajitas con condones "sorpresa". Estos son paquetes variados con diferentes tipos de condones. En un mismo empaque pueden haber profilácticos de sabores, texturizado, extra delgados, retardantes, y muchos otros.

El femenino

Se trata de una funda delgada y más holgada. Cubre la vagina y es tan seguro como el condón masculino. Se dice que no disminuye tanto la sensación como el condón masculino y además, es controlado por la mujer lo que debería proporcionar mayor comodidad y placer. Una de las ventajas es que puede insertarse antes del acto sexual y de este modo no interrumpe el ambiente. Sin embargo, desde el punto de vista estético no es tan agradable a la vista y, de acuerdo con algunos blogs de experiencias, puede llegar a sentirse como una bolsita dentro de la vagina.

Placer que se prolonga

En el mercado existen muchos condones con geles retardantes cuyo objetivo es prolongar el placer. Si el más tiempo de erección es sinónimo de más placer para usted, esta sin duda es la mejor opción. El retardante atrasa la eyaculación y la premisa es alinear sensaciones y, de ser posible, disfrutar de orgasmos simultáneos.

Juguetón

Un pene que brilla en la oscuridad o en un envoltorio fosforescente puede ser divertido para reir y disfrutar juntos. En los sex shops existen condones con diferentes diseños y colores que están hechos para jugar en pareja, divertirse y probar cosas nuevas.

En este caso, la sexóloga Arias nos recuerda que este tipo de preservativos se utilizan únicamente para el juego previo y es mejor no confiarse pues no es seguro que cumplan con los estándares de calidad a la hora de una penetración. Además, los tintes pueden llegar a ser perjudiciales al entrar en contacto con la vagina. Arias recomienda cambiar de condón por uno que cumpla con los estándares de protección antes de la penetración.

Extra seguro

Si lo más importante para usted es la prevención de un embarazo, varias marcas tienen opciones extra seguras, fabricados con un grosor mayor al tradicional, sin sacrificar confort ni ergonomía. Es importante conversar en pareja si se quiere optar por este tipo de preservativo ya que es posible que disminuya ligeramente la sensibilidad al tener un látex más grueso.

Comestible o de sabores

De guacamole, de tocineta, de pizza, de algodón de azúcar... Condones hay de todos los sabores. Algunos, incluso, son confeccionados con materiales comestibles por completo, lo que le añade un toque original al juego previo. Es fácil encontrar estos en los sex shops o por medio de páginas de internet. Son ideales para el sexo oral pues ofrecen un toque extra del sabor de su preferencia. Al igual que los condones de colores, no se recomienda usarlos para la penetración pues algunos pueden no ser 100% seguros.

Frío o calor

Si está interesada en jugar con temperaturas para experimentar diferentes sensaciones,los condones de placer extensivo que generan sensaciones de calor o frío son una opción interesante.

El cuerpo humano mantiene una temperatura promedio de 37 grados centígrados. En cavidades como la vagina aumenta ligeramente. Si experimentamos excitación sexual, esta temperatura aumenta aún más. El pene, por su parte, mantiene una temperatura ambiente, Por ello con la penetración parte de la excitación es el aumento de temperatura que se siente al entrar en contacto con la vagina.

Existen condones que propician aún más el calor, o el frío, pues el cuerpo percibe un efecto de exacerbación cuando hay diversos puntos de estímulo de calor y frío en toda la piel.

Más de cerca

Si prefiere simular no utilizar condón del todo, con la sensación de estar "piel a piel", existen preservativos ultra delgados que permiten sentir más a su pareja durante la penetración. Son igual de seguros que los condones de grosor convencional pues las marcas realizan estudios para asegurar que así sea. Tanto el pene como la vagina tendrán mayor sensibilidad pues la temperatura y el contacto son más fáciles de percibir.

Fuente: Msc. Marianela Arias Lamicq, sexóloga de Durex Centroamérica