Andrea González Mesén.6 noviembre, 2018

La edad no tiene porqué ser el freno del disfrute sexual. Envejecer viene acompañado de trucos que le ayudarán a mantener a su pareja en el juego por mucho tiempo.

La disfunción eréctil (DE) es una disfunción sexual masculina común. Ocurre cuando se tiene dificultades para lograr o mantener una erección. Esta disfunción es más común a medida que se envejece pero no es parte natural del envejecimiento.

Su presencia puede ser señal de problemas de salud o a veces es tan simple como el efecto secundario de un medicamento en particular. Pero para aproximadamente el 75% de los hombres, la causa es más compleja.

Enfermedades vasculares, enfermedades neurológicas, diabetes o tratamientos o cirugías relacionadas con la próstata pueden ser algunas de las causas.

Estos consejos les ayudarán a mantener una mejor vida sexual si ya sufre de disfunción eréctil, si no le ayudarán a prevenir este mal:

Empiece a caminar: de acuerdo con un estudio de Harvard, solo 30 minutos de caminata al día se relacionaron con una caída del 41% en el riesgo de disfunción eréctil. Otra investigación sugiere que el ejercicio moderado puede ayudar a restablecer el rendimiento sexual en hombres obesos de mediana edad con disfunción eréctil.

Coma bien: según el estudio de Envejecimiento Masculino de Massachusetts, consumir una dieta rica en alimentos naturales como frutas, verduras, granos integrales y pescado, con menos carne roja y procesada y granos refinados, disminuyó la probabilidad de disfunción eréctil.

Preste atención a su salud vascular: la presión arterial alta, el azúcar en la sangre alto, el colesterol alto y los triglicéridos altos pueden dañar las arterias en el corazón (causando un ataque al corazón), en el cerebro (causando un accidente cerebrovascular) y causando disfunción eréctil. Una cintura en expansión también contribuye.

El tamaño importa: la recomendación es adelgazar y mantenerse delgado. Un hombre con una cintura de 106 pulgadas tiene un 50% más de probabilidades de tener disfunción que uno con una cintura de 32 pulgadas. Perder peso puede ayudar a combatir la disfunción eréctil, por lo que alcanzar un peso saludable y permanecer allí es otra buena estrategia para evitar o corregir la disfunción eréctil.

La obesidad aumenta los riesgos de enfermedad vascular y diabetes, dos causas principales de la disfunción eréctil. Y el exceso de grasa interfiere con varias hormonas que también pueden ser parte del problema.

Músculo fuerte: un piso pélvico fuerte mejora la rigidez durante las erecciones y ayuda a evitar que la sangre salga del pene al presionar una vena clave. En un ensayo británico, tres meses de series de ejercicios Kegel dos veces al día (que fortalecen estos músculos), combinados con una correcta alimentación y consejos sobre cambios en el estilo de vida (dejar de fumar, perder peso, limitar el consumo de alcohol) funcionaron mucho mejor que solo consejos sobre cambios en el estilo de vida.