Mónica Morales.26 septiembre

Tenemos múltiples métodos anticonceptivos que se ajustan a los gustos y necesidades específicas de cada persona, sin embargo en todo el mundo alrededor de un 50% de los embarazos son no planeados. ¿Qué está pasando?

Según el médico Agnaldo Silva Filho, ginecólogo-obstetra brasileño, es necesario difundir más el conocimiento, mejorar la conocimiento entre la familia, en el contexto social, en redes sociales y en la prensa. Todos tenemos una cuota de responsabilidad.

“La mitad de los embarazos no planeados terminan en un aborto, con todas las consecuencias de un aborto, legal o no legal, seguro o inseguro”, detalla el ginecólogo. Por el otro lado, según el especialista, los embarazos no planeados que llegan a término también pueden presentar consecuencias sociales y médicas como por ejemplo bajo peso al nacer, nacimiento prematuro y una crianza no óptima que puede arraigar efectos negativos hasta la vida adulta.

Desde revista Perfil quisimos poner nuestro granito de arena durante este Día Mundial de la Prevención del Embarazo en Adolescente, que se realiza cada 26 de setiembre, por eso le ofrecemos una guía de métodos anticonceptivos para que usted no baje la guardia y se proteja.

Esta guía además es una excelente oportunidad para hablar con sus hijos e hijas sobre sexo seguro. Eso sí, recuerde que algunos métodos solo evitan embarazos y es necesario usar una protección adicional de barrera que impidan el contagio de enfermedades.

Métodos hormonales

La píldora: este es uno de los métodos más seguros que existen y sus efectos secundarios son muy pocos. Se administra por vía oral y consiste en tomar una pastilla con regularidad en cuanto a días y horas.

El dispositivo intrauterino (DIU): consiste en una banda de cobre alrededor del dispositivo y un periodo de implantación largo, de hasta 10 años, aunque por precaución son retirados en un plazo menor. No requiere atención diaria aunque sí revisiones periódicas. Es reversible: la fertilidad se reanuda inmediatamente después de ser retirado.

El anillo vaginal: es un aro de un material similar al plástico, de 5 c.m. de diámetro y 4 m.m. de grosor que contiene hormonas similares a las de la píldora anticonceptiva. Los efectos secundarios y su eficacia son similares a los de la píldora. Su aplicación consiste en introducirlo en la vagina, como un tampón, a los 5-7 días de empezar el ciclo, dejándolo dentro durante 21 días; pasado este tiempo se retira, se deja 7 días de descanso y se inserta otro nuevo.

El parche anticonceptivo: este contiene las mismas hormonas de la píldora y al igual que los otros métodos hormonales las va soltando gradualmente y son absorbidas a través de la piel. El parche se coloca sobre la piel el primer día del ciclo y se cambia semanalmente durante tres semanas consecutivas. Se descansa una semana y luego se inicia otro ciclo de tres semanas con el parche.

Anticonceptivos inyectables: Consisten en una inyección intramuscular de la hormona progestágena, la cual se aplica cada 3 meses. Este método funciona espesando el moco cervical e inhibiendo la ovulación. Es seguro en un 98% y una de sus ventajas es que no hay que preocuparse por un olvido.

Métodos no hormonales

El preservativo: mejor conocido como condón, es el más popular entre los métodos anticonceptivos no hormonales. También es el más seguro y fácil de usar; además protege en un 100% contra el virus del VIH.

El condón femenino: la diferencia entre el condón masculino y el femenino consiste en que este último es más ancho que el preservativo masculino y tiene un aro en cada extremo. El del lado cerrado sirve para insertarlo y el otro queda fuera de la vagina.

El diafragma: es una copa de goma flexible que se llena de espermicida y se coloca en la vagina, antes de la relación sexual. Se debe dejar puesto por un periodo de 6 a 8 horas después de la relación. El médico es quien determina el tamaño y tipo apropiado para cada persona.

Otros métodos

Retiro: Es uno de los métodos más antiguos para evitar el embarazo y también uno de los menos confiables. Consiste en que, al mantener relaciones sexuales, el hombre debe sacar el pene de la vagina antes de eyacular. La idea es que esto impide que los espermatozoides entren en la vagina.

Naturales: Estos métodos implican saber cuándo la mujer está en los días más fértiles de su ciclo, por lo que se debe tener un cuidado especial de evitar las relaciones sexuales por completo en estos momentos. Este método implica:

  • Mantener un registro diario de la temperatura corporal con un termómetro especial de fertilidad.
  • Buscar cambios en la mucosidad alrededor de la entrada del útero.
  • Calcular los días fértiles, contando el número de días desde el último período de la ovulación (esto sólo funciona si los períodos son regulares).
  • Buscar otros signos como cambios de humor y sensibilidad en los senos, los cuales tienden a ocurrir en la segunda mitad del  ciclo menstrual.