Mónica Morales.22 junio

Cuando hablamos de salud personal, solemos pensar en tratamientos estéticos, cuidados de la piel, cabello e incluso uñas, pero olvidamos un aspecto importantísimo: ¡el sexo!

La masturbación es una forma de autocuidado y tiene numerosos beneficios para su salud física y emocional.

El juego en solitario es completamente normal. El 80% de las mujeres se masturban al menos una vez al mes y hasta el 49% lo hace como mínimo una vez a la semana, según señala Lora Haddock, investigadora y creadora de juguetes sexuales.

Lo bueno es que la biología apoya a todas estas personas que se dan placer a sí mismas, pues hay multitud de razones para hacerlo. La autoexcitación sexual alivia el estrés y la tensión, permite conocer mejor nuestro cuerpo, aumenta las defensas del organismo (muy importante cuando hay una pandemia al acecho), reduce el insomnio e incrementa la sensación de bienestar general.

El orgasmo es un analgésico natural porque libera una gran cantidad de hormonas felices, incluidas la dopamina y las endorfinas, que ayudan a regular las experiencias de dolor y estrés. ¿Tuvo un mal día? Ya sabe cuál es la solución.

Cualquiera que sea la razón, la masturbación no es algo para avergonzarse. Al contrario, es parte natural de ser humano. Cuando tomamos nuestro placer en nuestras propias manos (literalmente), también nos hacemos cargo de nuestra salud general.

La comunicación es clave para tener buen sexo, pero antes necesitamos conocer nuestros puntos de placer para contar con una base sobre la cual construir
Dueña de su cuerpo

Usted tiene el control cuando se masturba, puede decidir qué zonas estimular, de qué manera hacerlo y con qué intensidad. El placer propio proporciona un escenario sin presión en el que puede explorar sus fantasías, experimentar con nuevos tipos de estimulación y aprender exactamente qué es lo que le gusta y –también muy importante– lo que no.

La anatomía de cada persona es diferente, por lo que no existe una única manera de obtener placer y alcanzar orgasmos. Masturbarse es la mejor manera de conocer su anatomía única, ya sea con sus manos o utilizando algunas de las muchas opciones de juguetes sexuales que hay en el mercado.

Además, cuando explore en pareja, puede transmitir todo este conocimiento sobre sus gustos a la otra persona y así tener relaciones sexuales más placenteras.

Salud vaginal

Los cambios en la salud vaginal –y, por lo tanto, en el deseo sexual– pueden atribuirse a una serie de circunstancias comunes de la vida, como el envejecimiento, el estrés y las enfermedades. La sequedad vaginal o los músculos pélvicos débiles pueden causar dolor durante las relaciones sexuales, lo que puede crear un ciclo de desinterés y falta de satisfacción sexual para usted y su pareja.

El tratamiento más accesible para muchas de estas dolencias comunes es... ¡exacto!, la masturbación. Las mujeres que se masturban regularmente reportan un aumento de la lubricación vaginal que les facilita excitarse.

Las contracciones de los músculos vaginales y uterinos que ocurren durante el orgasmo pueden ayudar a tonificar los músculos débiles del piso pélvico, lo que no solo hace que el sexo con penetración sea más placentero, sino que también puede ayudar a la incontinencia urinaria.

Mejor autoestima

Dedicar tiempo a nuestro bienestar siempre genera una sensación de felicidad y amor propio: hacer ejercicio, comer sano, beber suficiente agua, dormir lo necesario, tomar buenas decisiones para nuestro cuerpo y, por supuesto, darnos placer son factores fundamentales para nuestra salud.

Si nos sentimos bien, el cerebro nos recompensa con nuevas conexiones neuronales que se traducen en autoaceptación y una mayor autoestima.

Priorizar el placer alimenta la autoestima, proporcionando una relación más saludable con nosotras mismas y con la persona con quien compartimos nuestra intimidad

El sitio web del premiado juguete sexual Osé detalla lo siguiente: “En nuestro estudio sobre el placer sexual femenino, encontramos que solo el 30% de las mujeres se sienten cómodas con su cuerpo y su sexualidad. La masturbación libera una cantidad increíble de dopamina, endorfinas y oxitocina (la hormona del amor y la unión), conectando el yo mental con el físico. Al darse placer, se dice a sí misma que merece sentir placer, y eso es intercambiable desde cómo se trata en privado hasta cómo se representa en público”.

Querernos tal y como somos es fundamental para vivir con gratitud y llamar al éxito. La positividad corporal a menudo no tiene nada que ver con nuestro estado físico, sino con la forma en la que nos tratamos. Así que, si la masturbación es una manera de amarnos más y sentirnos más felices con nuestro cuerpo: ¡manos a la obra!

Beneficios de la masturbación
  • Aumenta la autoestima
  • Ayuda a dormir mejor
  • Da sensación de bienestar general
  • Es ideal para conocer el cuerpo
  • Facilita el alcance del orgasmo
  • Fortalece los músculos pélvicos
  • Libera estrés
  • Mejora el sistema inmunológico
  • Nos hace más felices
  • Reduce los dolores menstruales