Mónica Morales.23 diciembre, 2018

En temas de sexo hay muchos productos que nos pueden sacar de la rutina, sin embargo, entre tanta oferta, un infaltable es el lubricante. Este liquidito es capaz de realizar maravillas para divertirnos en pareja (y solas), la creatividad es el límite.

Sirve para dar sabor, para jugar con sensaciones más resbalosas, para la masturbación e incluso para masajes. Hoy en día, el mercado ofrece infinidad de marcas, sabores, colores y experiencias… ¿sabía que hasta hay lubricantes que brillan en la oscuridad? Excelente idea, pues, como ustedes saben, hay cosas que no queremos perder de vista ni siquiera en los momentos de menos luz.

Aquellos que tienen sabor son perfectos para el jugueteo previo a la relación sexual o para el sexo oral, y para una penetración estimulante se puede optar por los que brindan sensaciones de cosquillas, un lubricante mentolado o el que da sensación de calor.

Los únicos requisitos para probar todo esto es olvidarse de los prejuicios y que haya complicidad en pareja. Esos elementos más un buen lubricante, hará que el sexo sea mucho más divertido.

Posición sexual: cara a cara
Posición sexual: cara a cara

Sin embargo, si no cuenta con la complicidad de su pareja, atrévase a probar estos placeres usted sola. Los lubricantes pueden servir para auto masajes, para la masturbación y además, son la combinación idónea para su juguete erótico favorito (un dildo y un lubricante forman un dinámico perfecto para sus noches solas).

De hecho, como los juguetes eróticos no lubrican por sí solos, es mejor utilizarlos en conjunto siempre. La sensación de placer aumentará, ya que estimulan al contacto con la piel.

Entre tanta oferta, solo hay una manera de saber cuál es el producto que más le gustará: probando. Así podrá descubrir la sensación o textura que le resulta más agradable.

Después del uso, se puede lavar la zona para sentirse más aseada, aunque en realidad, los lubricantes a base de agua se pueden utilizar como hidratantes y el cuerpo los absorbe. Eso sí, le recomendamos preferir productos a base de agua –que son la mayoría de los que se venden en supermercados, farmacias y tiendas de productos eróticos– los cuales también son compatibles con los condones.

Contra la resequedad

Los lubricantes son ideales para aliviar la resequedad vaginal, muy común en mujeres en menopausia. De hecho, estos productos son recetados por los médicos cuando –por falta de estrógenos– la mujer tiene dificultades para lograr la lubricación, por lo que puede ser una ayuda contra la fricción y el dolor.

En los casos en que sienta resequedad vaginal o dolor durante las relaciones íntimas es mejor visitar a un ginecólogo que le guiará a elegir el producto adecuado para su caso.

Fuente: Marianela Arias, Sexóloga de Durex.