Mónica Morales.19 octubre, 2015
Pareja en la cama
Pareja en la cama

El sexo puede ser la solución a sus problemas. A veces nos ponemos más excusas de la cuenta y nos privamos de hermosas sensaciones. Acá le tenemos razones comprobadas científicamente para refutar sus propios pretextos.

Tengo sueño, estoy cansada: El sexo llena de energía y estimula el cuerpo, por lo que estará más activa en el momento de la acción. Sin embargo, al finalizar el acto sexual dormirá mejor, pues tras el orgasmo, el cuerpo se relaja y ayuda a conciliar el sueño profundo.

Me siento gorda: El sexo ayuda a adelgazar porque es un ejercicio cardiovascular y aumenta la tasa metabólica basal, prueba de ello es que nuestro corazón termina latiendo a mil después de un orgasmo.

Pareja en la cama
Pareja en la cama

Me siento fea: ¿Sabía que tener un orgasmo es un tratamiento intenso de belleza? El orgasmo aumenta la circulación de la sangre, aportando luminosidad a su piel. También se produce estrógeno que abrillanta el cabello, lo vuelve terso y le da suavidad.

Los niños están en casa: Es una excelente razón para buscar espacios de intimidad o salir escapados a un motel y retomar la picardía de la pareja.

Tengo una lesión: Hay muchas posiciones, es cuestión de encontrar la adecuada para evitar molestias en cualquier herida, lesión o golpe. Incluso algunas le podría ayudar a aliviar dolores de espalda... atrévase a probar.

Me duele la cabeza: Las endorfinas (que se segregan durante el acto sexual) son las encargadas de aliviar los dolores de cualquier naturaleza, desde un simple dolor de cabeza hasta la migraña o el provocado por la artritis, por lo que podría constituir un excelente analgésico. Asimismo, el sexo produce un relajamiento en las venas del cerebro que es uno de los desencadenantes del dolor.

Estoy estresada: Una vida sexual regular y satisfactoria produce armonía y procura un bienestar físico y mental relajado. El sexo estimula también un buen descanso nocturno.

Estoy triste: El sexo mejora el estado de humor y nos pone felices porque al liberar endorfinas en el flujo sanguíneo crea un estado de euforia transitoria y deja un sentimiento de bienestar. En las mujeres, una vida sexual regular favorece la liberación de la hormona 'ocitocina' que tiene un efecto positivo sobre el humor, ayuda al estrés y favorece incluso la vida social.

Estoy enojada: ¿Qué mejor manera de contentarse? Las relaciones sexuales producen intimidad entre la pareja, ayuda a fortalecer la comunicación y es el final perfecto para cualquier reconciliación.

Ando con la regla: Se puede tener sexo durante la menstruación siempre y cuando se tomen las medidas higiénicas del caso. En la mujer el coito también favorece la producción de estrógenos, por lo que disminuye el dolor pre menstrual o también llamado ¨dolor de ovarios” asociado a la menstruación.

Estoy con gripe: El sexo ayuda a despeja la nariz congestionada, ya que funciona como un antihistamínico natural, ayudando también a combatir el asma y las alergias en general, esto mediado por la inmunoglobulina A.

No quiero: No es no. Es importante que haga valer su decisión. Si usted no quiere tener relaciones sexuales, su pareja debe respetar su decisión sin importar la excusa. No siempre tenemos las mismas ganas o disposición y se vale negarse. Esta decisión es irrefutable.

Fuentes: Dr. José Pablo Quesada, médico general, y el libro "La Diosa Erótica" de Alessandra Rampolla.