Redacción Perfil.6 marzo

Un trío puede ser desde una de las fantasías más excitantes hasta la razón de la ruptura de una pareja, por eso es importante que hablemos claro sobre este tema.

Es sumamente importante establecer si esto es algo que querés hacer porque:

  1. verdaderamente te excita y te genera curiosidad o,
  2. porque te sentís presionada por tu pareja o la querés impresionar.

Solo debés participar en las experiencias sexuales que más te exciten o te entusiasmen, siempre y cuando lo hagas libremente y por decisión propia. Ahora bien, si la respuesta es la primera opción, sigue leyendo para descubrir todo lo que debés saber antes de y durante un trío.

Estableciendo las reglas

Los tríos, como el sexo en pareja, no necesariamente refleja lo que se ve en películas porno. No debés tener ninguna presión por imitar nada que hayas visto o escuchado. Por eso es muy importante hablar desde antes las cosas que les gustaría y las que no les gustaría hacer.

Por ejemplo, si es el caso de una pareja que incluye a otra persona, podés pedir que no se besen en la boca o que no haya penetración si crees que eso te pondría incomoda. O tal vez la penetración te da igual pero no te gustaría ver nada de sexo oral.

Lo importante de esta parte es que no tenés que hacer nada que te ponga incómoda o que no te excite. Crear las reglas debe ser un trabajo en equipo para poder definir qué les gustaría hacer y qué no.

¿Con quién hacerlo?

Sos la persona que mejor conoce tus relaciones. Queda en vos decidir si esto es algo que preferirías experimentar soltera o en una relación. Ahora bien, si estás en una relación a veces puede resultar complicado saber a quién incluir y cada opción tiene sus pros y sus contras.

En particular, si deciden incluir un amigo o una amiga, podría ser más cómodo durante el trío ya que se conocen mejor y pueden tener más confianza. Sin embargo, para algunas personas puede resultar incómodo y estropear su relación después, por lo que prefieren hacerlo con alguien que no conocen o que no sea tan cercano.

¿Cómo estar seguras?

Siempre, siempre, siempre, se debe recordar la protección. Por ejemplo, se debe usar un condón para evitar embarazos no deseados y enfermedades o infecciones de transmisión sexual.

Además, aunque es menos probable contraer una enfermedad a través del sexo oral, también existen las barreras bucales de látex también conocidas como dental dams. Estas se deben colocar encima de la vulva o el ano y luego sostener en su lugar, ya que no contienen ningún tipo de adhesivo.

Asimismo, si desean usar juguetes sexuales, es sumamente importante que se limpien antes de empezar.

Tips para divertirse
  1. Uno de los retos de los tríos es que todo el mundo se sienta incluido. Asegurate de cambiar de posiciones, hacer multitasking y traer juguetes si es necesario. Esta puede ser una grandiosa solución para que el trío sea mil veces más divertido.
  2. ¡Comunicarse! No debes pretender que algo te gusta si no es el caso y también debés asegurarte de comunicar cuando algo sí te gusta. Además, es super importante estar al tanto de cómo se sienten las otras personas. Asegúrate de preguntarles para verificar que se sientan cómodos y se estén divirtiendo.
  3. Busca relajarte. A veces, aunque te excite la idea de un trío, nos podemos poner nerviosas. Es un par de ojos nuevos viéndote y un par de manos nuevas tocándote. Es normal sentir algún tipo de inseguridad. Dejate llevar por tus instintos y por lo que desee tu cuerpo.
Regla de oro

Como en todo acto sexual, podés retirar el consentimiento en cualquier momento. No importa que antes de empezar hayas dicho que algo te gustaría, si en el momento no te sentís cómoda, tenés todo el derecho de parar.

Además, también podés decir si te gustaría ir más despacio, si te gustaría un descanso o si te gustaría seguir pero haciendo algo diferente. Lo más importante es que te sintás cómoda y esta experiencia sea placentera. Por último, haber participado en un trío no significa que lo querás repetir. Es perfectamente normal si querías experimentar pero luego decidís que no te gustaría volver a hacerlo.