Daniella Víquez.30 diciembre, 2017

El amor es la base de la humanidad, es algo que siempre vamos a querer o que siempre vamos a necesitar. Pero no necesariamente el amor de una pareja, ya que el amor principal que tiene que estar más establecido es el amor propio. De ahí parte la seguridad para tomar buenas decisiones con respecto a nuestra vida en pareja posteriormente, explica la sexóloga, Marianela Arias Lamicq.

Un cambio de año es un momento maravilloso para hacer renovaciones en muchos aspectos de la vida. Sin embargo, hay que ser conscientes que no tiene que ser un cambio solo porque es enero sino que realmente lo integremos. Podemos ir poco a poco no necesariamente cubrir demasiado, pero esos compromisos con nosotros mismos son promesas que nos hacemos y son muy personales.

Enero también es un mes de múltiples rompimientos de parejas porque las personas ven la oportunidad de salir de relaciones con el cambio de año. La sexóloga Arias, nos comparte puntos claves para que la decisión de terminar una relación en enero se mantenga con el paso del tiempo y no sea un simple impulso.

El amor propio no es algo que uno controla es algo que uno construye en esa relación consigo mismo.

Arias explica que es clave entender qué es lo que queremos en una relación de pareja. Muchas veces no terminamos por miedo de estar solas, miedo de volver a empezar, de “¿qué voy a hacer?”. La sexóloga advierte que analizar esto es el punto clave, ¿por qué topamos la decisión? “No me sentía valorada” o “No me sentía amada”- hay muchas cosas que nos llevan a tomar esas decisiones y hay que darles cabeza.

Arias advierte dos actitudes dañinas en la soltería y que tienen que ver con posiciones extremas: no tener relaciones sexuales por el qué dirán, o bien querer acostarse con todo el mundo sin protección, sin tener cuidado solo por esa necesidad de sentirse amado y deseado.

“El amor de la vida de una somos nosotras mismas y a partir de ese lugar estamos preparadas para compartir con una relación que nos va a dar un montón de cosas pero como un plus no llenando vacíos”, explica.

La sexualidad es un tema muy personal, no se necesita a alguien más para vivirla -el ambiente y el vínculo es maravilloso de compartir, lo mismo que la etapa de la seducción- pero ninguna es razón suficiente para quedarnos en una relación que no nos hace felices.

Arias afirma que “podemos tener una sexualidad completamente placentera con nosotras mismas”. Esto se puede alcanzar con momentos de autoerotismo y análogos a la seducción: como lo son tener un baño caliente, comernos algo super rico, ponernos crema, tener un momento con nosotras fantaseando, leer una novela erótica, etc.

Plantear un ámbito de pareja tiene que venir de sentirse en un momento tan bien y conectado con sí mismo. Entonces compartir con alguien va a ser un plus, no una necesidad. Es clave hacer un autoanálisis de si estamos buscando a alguien para que me supla esas necesidades o realmente es un acompañamiento porque estamos muy sólidos en nuestro autoestima y amor.

¿Cómo crecer en el autoamor?
  • Dejar de vivir en automático, o sea se debe reconocer qué le provoca lo que le rodea y analizarlo.
  • Realizar un proceso terapéutico si lo necesita especialmente si hay debilidades en autoestima. 
  • Conocernos y ser honestos, ¿cuándo estamos entrando a relaciones tóxicas? ¿Por qué nos estamos quedando?
  • Meditar sobre qué nos apasiona y enfocar toda nuestra atención en ello.
12 actividades para amarse cada mes más

Enero: Maneje a un lugar que siempre quiso ir, ventanas abajo y con la música de su elección.

Febrero: Viva un día desconectado de todo.

Marzo: Aprenda a cocinar su comida favorita

Abril: Inscríbase a clases de algo que le gusta.

Mayo: Vaya a comer a su lugar favorito.

Junio: Vaya a una clase física que le apasione para poder disfrutarlo, como poledance, yoga, cosas que la conecten con su cuerpo.

Julio: Realice un viaje a otro país o un lugar lejano.

Agosto: Rediseñe un espacio de su casa a su manera.

Setiembre: Escriba una carta para usted mismo del futuro (ábrala un año después del momento en que la escribió)

Octubre: Tome una tarde libre entre semana, un día cualquiera para quedarse en casa sin preocuparse por nada.

Noviembre: Dese un gusto con una compra personal y a solas.

Diciembre: Realice una sesión de meditación sobre lo alcanzado este año y los retos que quedan por delante.