Ana Laura González.2 septiembre, 2015
Boot camp
Boot camp

Un verdadero entrenamiento militar para civiles puede ser la respuesta para un cuerpo envidiable y una salud integral. Algunas veces, nos cansamos de no obtener resultados con rutinas de gimnasio o clases de spinning. ¡Puede ser hora de un cambio de estrategia!

El Boot camp es una práctica deportiva inspirada en el entrenamiento militar. Se trata de un sistema de acondicionamiento físico en el que se trabaja habitualmente mediante circuitos.

Según el experto en fitness y entrenamiento funcional del centro Shidokan Fitness & Martial Arts , Esteban Contreras, "el único riesgo de esta disciplina es volverse adicto a entrenar".

El Boot camp promueve la agilidad mental, el equilibrio, libera el estrés y aumenta el autoestima. Al ser un entrenamiento multi articular, mejora mucho la movilidad, sin dejar de lado la mejora notoria de la condición física.

Puede practicar Boot camp con su ropa deportiva habitual de gimnasio, guantes, agua o hidratante y necesitará muchas ganas de hacer un cambio.

Los ejercicios no están diseñados específicamente para la pérdida de peso, pero para personas que lo quieran, acompañado de una dieta balanceada, puede tener grandes resultados, ya que la quema de calorías por clase es bastante alta.

Boot Camp
Boot Camp

En este deporte se pueden realizar trabajos tanto aeróbicos como anaeróbicos, se trabaja con distintos elementos rudimentarios, como por ejemplo llantas; golpearla con un mazo. También se utilizan objetos como los kettlebells (pesa rusa) y ejercicios con el peso corporal en todas sus variaciones, como subir cuerda, correr, brincar cajones, pull ups, TRX, etc.

¡Como en el ejército!

Esta disciplina se originó en Estados Unidos, en el ejército. Nació como método para que sus tropas tuvieran una condición atlética aceptable para hacer frente a todas sus tareas. Diseñaron un concepto de entrenamiento que los pusiera en situaciones similares a las del campo de batalla y así no había necesidad de transportar grandes máquinas de ejercicios.

Es una disciplina para todo el mundo. Puede practicarlo quien quiera ver cambios. Existen algunos casos clínicos en los cuales la persona que tiene alguna limitación debe consultar con el doctor y comunicárselo al entrenador. Además, existen variaciones de los ejercicios para los casos en que la persona no pueda realizar la rutina original.

Lo mejor es llevar ritmo propio, es un entrenamiento de alta demanda física pero se trata de aguantar la sesión entera y no morir en los primeros 30 segundos.

La diferencia entre el Boot Camp y el Crossfit radica en que no hay levantamientos olímpicos ni grandes cargas de peso. Se trabaja con desplazamientos en el barro o en entornos salvajes, ya que está pensado para hacerse al aire libre.

Fuente: Esteban Contreras, Shidokan Fitness & Martial Arts.