Mónica Morales.23 julio, 2015
Basílica de los Ángeles, Cartago, Costa Rica
Basílica de los Ángeles, Cartago, Costa Rica

La tradicional romería del 2 de agosto se acerca. Pronto miles de personas saldrán desde sus hogares o ciertos puntos del país para enrumbarse hasta la Basílica de los Ángeles, en Cartago. Algunos recorrerán muchos kilómetros, otros quizás un poco menos, pero lo cierto del caso es que existe un esfuerzo físico importante.

Es por esta razón que es vital evitar cualquier lesión, o bien recuperarse de alguna dolencia que pueda afectar a los romeros en su objetivo por llegar hasta la “Negrita”. Lo mejor es entrenarse antes, estirar los músculos de la manera correcta antes y después de realizar el ejercicio y al terminar rehidratar el cuerpo y recuperar los nutrientes.

Romería del 2 de agosto hacia la Basílica de los Ángeles en Cartago
Romería del 2 de agosto hacia la Basílica de los Ángeles en Cartago

Es fundamental pensar en una preparación física antes de realizar la romería, ojalá desde un mes antes o más. En el caso de la persona sedentaria, se recomienda iniciar caminatas de 30 minutos e ir aumentando 10 min por semana hasta llegar a 1 hora. Se debe comenzar con un ritmo suave, permitiendo el calentamiento progresivo de músculos y articulaciones y mantener un ritmo regular, adecuado a nuestro estado físico.

Otras recomendaciones importantes son:

- Al subir el Ochomogo es necesario realizar paradas de vez en cuando. En adultos, una parada de entre 5 y 10 minutos cada hora suele ser suficiente. Si acompañan niños las paradas pueden ser más.

Romería el 2 de agosto en Costa Rica, hacia la Basílica de la Virgen de los Ángeles en la provincia de Cartago.
Romería el 2 de agosto en Costa Rica, hacia la Basílica de la Virgen de los Ángeles en la provincia de Cartago.

- Los zapatos deben ser lo más cómodos posibles, no nuevos. Las suelas muy duras o muy blandas de goma pueden ser causantes de molestias y torceduras que pueden provocar esguinces. Usar protección para rodillas y tobillos en caso de haber tenido lesiones anteriores.

- Las personas con lesiones no deberían hacer la romería, hasta que puedan recuperarse.

-En cuanto a la alimentación, hay que iniciar la ruta cargados de energías: un buen desayuno rico en hidratos de carbono y fruta es fundamental. A lo largo de la ruta hay que comer regularmente, sobre todo si es larga, aprovechando las paradas para ello. Las barritas energéticas, fruta seca y chocolate son alimentos fáciles de transportar y que aportan altas dosis energéticas.

Fuente: Dra. Águeda Romero, especialista en Medicina Natural de Total Natural.