Cristina Mora Jiliuta.10 septiembre, 2015
Ejercicios bajo el agua
Ejercicios bajo el agua

Entrenar en el agua, aparte de placentero, es sumamente divertido y puede ser una excelente forma de quemar calorías casi sin enterarnos.

Sin duda alguna, la natación es el mejor y el más completo entrenamiento acuático. Sin embargo, hay una gran cantidad de actividades físico recreativas que podemos practicar y que tienen diversos efectos beneficiosos sobre nuestro cuerpo y nuestra mente.

Bajo el agua se trabaja todo el cuerpo, el impacto en las articulaciones es muy bajo y dependiendo de su duración puede llegar a considerarse un ejercicio cardiovascular.

Los efectos beneficiosos de los ejercicios en el medio acuático varían con la temperatura del agua, la duración de la sesión y el tipo e intensidad de la actividad que se realiza.
Los efectos beneficiosos de los ejercicios en el medio acuático varían con la temperatura del agua, la duración de la sesión y el tipo e intensidad de la actividad que se realiza.

De acuerdo con la asesora de ejercicio de alto rendimiento y entrenadora personal, Gloriana Fonseca, las actividades físicas bajo el agua se pueden dividir en:

  • Actividades acuáticas para mujeres embarazadas
  • Actividades acuáticas para la estimulación temprana para bebés y niños
  • Actividades acuáticas para adultos mayores
  • Actividades físicas y recreativas (voleibol en el agua, waterpolo, aquaeróbicos, acuazumba, entre otros)
  • Hidroterapia
Según Fonseca, este tipo de actividades son cada vez más comunes en Costa Rica y existen muchos centros de acondicionamiento físico que ofrecen la pisicina para realizar por ejemplo acuazumba (rutinas de baile funcional en el agua) o acuaeróbicos, por ejemplo las principales cadenas de gimnasios del país ya incorporan estas clases dentro de su parrilla, así como las academias de natación.

Cada vez son más los entusiastas del deporte que se interesan en estas actividades físicas ya que una persona puede perder entre 300 y 500 calorías con media hora de entrenamiento intenso dentro del agua. Esto depende, claro está, de factores como el clima, el peso de la persona, su edad, porcentaje de grasa y regularidad con la que entrena.

"El efecto más conocido de todos los que provoca el medio acuático es la flotabilidad, gracias a esto, en el agua podemos realizar movimientos que fuera sería imposible ejecutar, por ende, los movimientos que se realizan en este medio son globales e intervienen gran parte de la musculatura corporal, generando un gran gasto calórico", explicó la experta.

Parte de las ventajas del agua, es que las rutinas dentro de la piscina están indicadas para todo tipo de población, de 6 años en adelante, y con estimulación temprana para niños de menor edad.

Además, la actividad física en el agua favorece las adaptaciones funcionales: respiratorias, cardíacas y circulatorias. También la reducción de velocidad de los movimientos por la mayor densidad del agua, impide la realización de ejercicios bruscos que pudieran provocar lesiones. Hay que destacar que la actividad física en el agua es la más recomendada por médicos y especialistas no sólo para mantener y mejorar la aptitud física y la salud, sino también como prevención, terapia o tratamiento de distintas patologías, como obesidad, hipertensión arterial, diabetes, hernias, molestias musculares, desviaciones de la columna vertebral y estrés, entre otras.

Fonseca recordó que nunca se debería comenzar un programa de actividad física sin una evaluación previa que garantice una prescripción del ejercicio acorde con las posibilidades individuales. "La práctica de la actividad física debe ser sistemática, es decir debe tener un orden. Es fundamental respetar los límites y ritmos propios. Asegúrese al inscribirse en un programa de actividad física en el agua que los profesores a cargo tengan la formación necesaria", concluyó.

Fuente: Gloriana Fonseca Aguilar, entrenadora personal y asesora en ejercicio de alto rendimiento.