Stephanie Valverde.25 octubre, 2018

Como es de conocimiento, en muchos aspectos de la vida, nada de lo que se realice en exceso es bueno. Y en el ejercicio aplica de la misma manera.

Existen una serie de condiciones relacionadas al sobreesfuerzo físico conocidos como la Triada de la Mujer Deportista. La cuál fue definida por el Colegio Americano de Medicina Deportiva (1992), y que abarca 3 aspectos en la naturaleza femenina que se ven afectados debido a la realización excesiva de actividad física.

¿Cuáles son estos 3 aspectos?

Ausencia o suspensión periódica de la menstruación, disminución en la densidad mineral ósea y fragilidad y trastornos de la alimentación.

Se generan principalmente por el desbalance energético corporal; es decir, cuando la ingesta calórica es menor al gasto que se produce por la actividad física realizada, por lo que se llega a números en negativo.

¿En qué deportes se puede ver mayor afectación?

Es más común en deportes como el triatlón, atletismo, gimnasia, natación y patinaje, los cuales se caracterizan por un nivel de exigencia físico elevado y en las cuáles es importante el control del peso corporal.

Foto: Pexels.com
Foto: Pexels.com

¿Qué grupo de edades tienen las atletas con mayor incidencia?

Ocurre más en adolescentes y adultas jóvenes, por lo que se vuelve una situación de alto riesgo ya que este es el periodo de vida reproductiva y las consecuencias de esta triada podrían ser ginecológicamente irreversibles.

¿Cuáles son algunos signos de alerta?

  1. Pérdida de peso rápida y progresiva.
  2. Fracturas por estrés repetitivas.
  3. Fatiga Generalizada.
  4. Ausencia o suspensión de la menstruación (amenorrea).
  5. Vómito o Diarrea inducida por medicamento o de manera mecánica.

¿De qué manera se puede tratar?

Como en todo tipo de lesiones o patologías asociadas a la práctica deportiva, lo más importante es la prevención.

El atleta se ve rodeado de un grupo interdisciplinario como lo son los entrenadores, preparadores físicos, fisioterapeutas, nutricionistas y las personas más cercanas a su círculo como familiares y amigos; los cuales pueden orientar a la atleta en caso de que requiera atención profesional.

Se debe abordar de manera oportuna el caso por medio de los profesionales idóneos, para permitirle a la deportista que continúe realizando sus actividades de manera saludable para su organismo física y mentalmente.

Autora: Stephanie Valverde Elizondo, terapeuta física (tel.: 8566-9274).