GDA .18 septiembre

Realizar ejercicios físicos varias veces a la semana puede retardar el deterioro del cerebro en personas con alto riesgo de padecer alzhéimer, según un estudio de la U. de Texas (EE.UU.).

La investigación encontró que hacer ejercicio protege áreas del cerebro relacionadas con la memoria en personas con acumulación de la proteína beta-amiloide, una condición que con el paso de los años lleva a la reducción de tamaño del hipocampo y al desarrollo de alzhéimer.

Si estos pacientes se ejercitan regularmente a lo largo de un año, la degeneración del cerebro relacionada con la memoria es mucho más lenta, según los investigadores del trabajo publicado ayer en la revista Journal of Alzheimer’s Disease.

La investigación comparó los resultados en dos grupos de personas mayores de 55 años con acumulación de beta-amiloide en el cerebro. El grupo de 70 participantes que realizó ejercicios aeróbicos durante al menos media hora, cinco veces a la semana, en un lapso de 12 meses, presentó una disminución de 5% a 15 % del volumen en su hipocampo, menor a la de otro grupo, que solo realizó ejercicios de estiramiento.

Para Rong Zhang, uno de los autores del estudio, el hallazgo es promisorio para el tratamiento del alzhéimer en sus primeras etapas. Y aunque necesita ser replicado en un número mayor de pacientes, sugiere incorporar ejercicios a la rutina diaria.