Brenda Alfaro.5 abril

Después de un tiempo de hacer ejercicio lo más recomendable es retomarlo con una rutina de ejercicio suave, la clave de los resultados estará realmente en tener las metas claras a largo plazo, ser conscientes de que se busca un beneficio en el rendimiento y la calidad de vida.

Es importante diferenciar la causa de la inactividad reciente, si es por motivos de salud o lesiones antes de envolvernos en la adrenalina de un buen entrenamiento hay que valorar si la recuperación fue la adecuada con el fin de evitar nuevas lesiones o empeorar la que recientemente se tuvo.

No es que el ejercicio en general empeore una lesión, por el contrario puede ser un aliado durante el proceso de mejora si se lleva de manera adecuada. La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que la actividad física regular moderada ayuda en la prevención de enfermedades no transmisibles como lo son las condiciones genéticas y patológicas.

“Para iniciar la práctica deportiva de forma saludable, toda persona -sedentaria o que dejó de ejercitarse-, primero debe conocer su estado físico. Esto le permitirá adecuar el entrenamiento a su condición actual”, señaló Bernardita Aguayo, la coordinadora del área Fitness de Santa Ana Country Club (SACC).

Lo ideal para la salud es comenzar con ejercicios básicos y específicos adaptados según la condición física de cada persona y luego proceder al aumento de la carga de entrenamiento de forma secuencial. Los calentamientos y estiramientos son claves durante cada entreno ya que previenen lesiones y sobre esfuerzo muscular.

La duración e intensidad recomendadas van directamente relacionados con la edad, sin embargo es ideal en términos generales que los periodos superen los 10 minutos para conseguir un beneficios en la salud cardiorrespiratoria.

Consejos
  1. Desarrolle actividades acordes a su condición física y salud en general.
  2. Explore opciones que despierten su interés y lo motiven.
  3. Asesórese con un profesional del área para evitar riesgos y cuidar su salud.
  4. Propóngase metas realizables y puntuales.
  5. Incluya programas de entrenamiento variados.
  6. Planifique su actividad física. Ajuste su tiempo de entrenamiento a la disponibilidad semanal, para lograr la constancia y disciplina deseada.
  7. Procure controles o evaluaciones periódicas.
  8. Apunte a un plan integral que mejore su rendimiento. Con ayuda de un experto en nutrición, conozca sus requerimientos alimenticios.

Fuente: Equipo Fitness & Spa, Santa Ana Country Club