Mónica Morales.6 septiembre

La esperanza de vida de su perro puede depender de la alimentación que recibe. Si cuida los alimentos que le brinda a su mascota podría mejorar su calidad de vida y lograr que permanezca más años con usted.

La médico veterinaria Gianna Fernández explica que los canes, al igual que los seres humanos, requieren llevar un estilo de vida saludable que incluya una alimentación completa y balanceada y la práctica diaria de ejercicio físico.

“El cuerpo de la mascota no es capaz de fabricar por sí solo nutrientes esenciales para la vida, como proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas y minerales. Es por eso que debemos ser rigurosos al brindar a nuestras mascotas alimento con nutrientes esenciales y en las cantidad recomendadas”.

Si bien la longevidad de los perros está determinada, entre otros factores, por el tamaño de la raza. Por ejemplo un perro de raza grande puede vivir entre 6 y 8 años mientras que un perro de raza más pequeña puede alcanzar hasta el doble de edad. La experta es enfática en que una adecuada nutrición puede contribuir a extender la expectativa y, principalmente, la calidad de vida de la mascota.

Foto Shutterstock.com
Foto Shutterstock.com

“Es importante entender que la nutrición es una ciencia preventiva con la que, a través de una correcta alimentación, buscamos mantener sanas y fuertes las defensas naturales del organismo para protegerlo de agentes patógenos o para reducir el riesgo de padecer enfermedades y la degeneración de los tejidos, que ocurre principalmente con el paso de los años”, explicó Fernández.

Después de los siete años un perro ya se considera adulto mayor y, por lo tanto, su alimentación debe ser más específica y adecuada. Fernández recomienda de forma preventiva, desde que es cachorro y durante toda su vida adulta, ofrecer una opción de alimento rica en vitaminas, minerales, proteínas de fácil digestión y ácidos grasos esenciales, para proteger los sistemas: inmune, gastrointestinal y cutáneo (piel y pelaje); que son claves para la salud y mantenimiento del animal.

Tres consejos básicos
  • Al igual que el ser humano los requerimientos nutricionales de los perros varían a lo largo de la vida. Es importante que su mascota consuma un alimento diseñado para la etapa de vida en la que se encuentra; si es cachorro, adulto, adulto mayor o si es una hembra en gestación o lactancia.
  • Verifique en la tabla nutricional del alimento que este contenga proteína vegetal, proteína de carne real, vitaminas, minerales y grasa, la cual aporta fuentes de Omega 3, Omega 6 y energía. Además de carbohidratos, que ayudan a la salud digestiva, al movimiento intestinal y aportan prebióticos (fortalecen la flora intestinal).
  • Consulte a un experto la cantidad adecuada de alimento diario que debe consumir su mascota, estas porciones van a depender de la edad, el tamaño y la actividad física diaria de la mascota.
Perros nutridos y felices

Una nutrición adecuada también puede contribuir a mantener en la salud emocional de su perro. Cambios climáticos, truenos, fuegos artificiales o idas a nuevos lugares son emociones fuertes que provocan alteraciones en el comportamiento de su mascota, y podrían desencadenar en estrés.

El estrés en los perros afecta directamente los defensas naturales del organismo, provocando su debilidad y disminución. Es decir, la estabilidad emocional de la mascota tiene incidencia en su salud física en general. “Es por esta razón que en la industria alimentaria trabajamos en la creación de alimentos que, además de aportar nutrientes esenciales para la salud física, también ayuden a evitar el efecto nocivo que provoca el estrés. Ejemplo de esto es el desarrollo de una novedosa fórmula con espirulina, un alga antiviral, antioxidante, antibacteriana, analgésica y antiinflamatoria; que aporta múltiples beneficios para el cuidado de las defensas naturales del perro”, añadió Fernández.

Nutrientes imprescindibles

Algunos de los nutrientes que más ayudarán a su mascota cuando llegue a la edad adulta son:

  • Vitamina A: útil para la visión, la salud de la piel y la reparación de los tejidos.
  • Vitamina E: con acción antioxidante que limita el daño celular por estrés oxidativo y que fortalece el sistema inmune.
  • Proteínas: ayudan a fortalecer la piel, el pelaje y las uñas. Favorecen la generación de anticuerpos, ayudando a prevenir enfermedades a través de un sistema inmune fuerte.
  • Omega 3 y 6 o “ácidos grasos esenciales”: actúan como protectores articulares y ayudan a controlar la inflamación y a mejorar la salud y el brillo de la piel y pelaje.
Cuidar de las porciones

Un cachorro debe dividir su dosis diaria de alimento en tres –mañana, tarde y noche- y un perro adulto debe dividir la dosis en dos –mañana y tarde-. Cuidar estas porciones ayudará a prevenir el sobrepeso y enfermedades derivadas, como la diabetes y la artritis.

Si adicional al alimento acostumbra dar a su perro snacks o “premios”, se recomienda verificar con su veterinario que contengan nutrientes esenciales y la cantidad recomendada en proporción al tamaño y al peso del can.

“Practicar una rutina de paseos largos, juegos o hacer ejercicios al aire libre de forma regular y moderada ayuda al bienestar general, a alargar la vida de nuestro perro y además previene muchas enfermedades y problemas frecuentes como el estrés y la ansiedad. Un perro que se siente bien por dentro, es un perro feliz”, finalizó Fernández.

Fuente: Gianna Fernández, médico veterinaria de Purina Pro Plan.