Mónica Morales.17 mayo

Las mascotas, al igual que las personas, deben mantener una dieta equilibrada para disfrutar de una vida más sana y feliz. La correcta nutrición en cada etapa de vida juega un papel vital en la salud de los animales.

Tome en cuenta que la comida para mascotas proporciona todos los nutrientes necesarios para que su organismo tenga la energía para mantenerse y defenderse. Por eso, no se recomienda que el animal consuma comida para humanos; de esta manera se evitará el sobrepeso y otros padecimientos de salud.

Lourdes Reyes, Gerente de marca Purina Pro Plan, brinda las siguientes recomendaciones para cuidar a su mascota y asegurarle una sana nutrición.

  • Proporcione un alimento óptimo para la mascota que supla todos los nutrientes necesarios e esenciales por medio de la recomendación de un médico veterinario.
  • Busque una marca de alimento para mascotas con apoyo científico (centros de investigación), trayectoria de experiencia en el mercado, con propias plantas de producción y respaldo a nivel veterinario.
  • Brinde una alimentación según corresponda su etapa de vida, actividad física, condiciones fisiológicas, necesidades especiales. Consulte a un médico veterinario para saber cuál es la mejor opción para su mascota.
  • Tome en cuenta el aporte de agua fresca todos los días a las mascotas y sustituirla varias veces al día.
  • Verifique la dosis correcta de alimento que se debe brindar a la mascota. Considere su etapa de vida o actividad física, ya que los cachorros deben comer 3 veces al día y los adultos 2 veces.
  • Mantenga y conserve los alimentos en lugares seguros y frescos para evitar contaminaciones.
  • Hay alimentos de consumo humano que son tóxicos o perjudiciales para la salud de las mascotas, como el chocolate, la cebolla, el ajo, las uvas, las espinacas y la remolacha.
  • Lea los empaques y etiquetas de los alimentos para mascotas. Mucha información relevante que ayude a escoger mejor el alimento o buscar un ingrediente en particular que necesite la mascota se puede encontrar en los empaques.
  • Busque un alimento balanceado según la especie de la mascota, pues las necesidades nutricionales de los perros y de los gatos son muy diferentes.
  • Cuando realice un cambio de alimentación en su mascota, considere realizar una transición adecuada para evitar trastornos digestivos.
Es vital que la nutrición de los perros sea adecuada, según su especie, para prevenir enfermedades y darle una mejor calidad de vida.
Es vital que la nutrición de los perros sea adecuada, según su especie, para prevenir enfermedades y darle una mejor calidad de vida.
Beneficios de una buena alimentación
  • Asegura un buen sistema inmunitario para un animal sano y resistente.
  • Facilitan una digestión adecuada para que la mascota sea feliz y no sufra de molestias.
  • Un alimento nutritivo permite que el animal sea activo y lleno de energía.
  • La alimentación puede mejorar o mantener el buen estado en la calidad del pelaje.
  • La comida seca ayuda a que el animal tenga dientes sanos, pues actúa como si fuera un cepillo de dientes, para eliminar la placa acumulada entre las muelas y los colmillos. Además, reduce el mal aliento.

Si su mascota se alimenta correctamente, se puede corroborar a través de las heces. Si estas son pequeñas, es una señal de que hay una mayor absorción de nutrientes. Las heces del animal deben ser lo menos frecuentes posibles, pues esto indica que el alimento está siendo aprovechado al máximo por su organismo. Finalmente, si su dieta es de calidad, las heces no deberían ser demasiado olorosas.

Las mascotas, al igual que las personas, deben mantener una dieta equilibrada para disfrutar de una vida más sana y feliz.
Las mascotas, al igual que las personas, deben mantener una dieta equilibrada para disfrutar de una vida más sana y feliz.

Tomando en cuenta lo anterior, si su veterinario está de acuerdo con realizar algún cambio en la dieta de su mascota, es importante que se haga de forma gradual, para que su estómago no se perjudique con un cambio repentino. Esto aplica para cambios de alimentos húmedos a secos o por otra marca.

Lo primero es poner un poco del nuevo alimento con la comida actual y mezclarlos. Durante una semana, incremente de forma gradual la cantidad del nuevo alimento en la mezcla y reduzca la cantidad del alimento habitual.