Brenda Alfaro.5 junio

No cabe duda de que el perro es el mejor amigo del hombre; aun así, tortugas, conejos, gatos y peces han cumplido perfectamente su rol como mascotas. Entonces, ¿por qué no sumar a los cerdos a la lista?

Hace unos años, Miley Cyrus irrumpió en lo establecido –como se volvió norma en ella– con una mascota fuera de lo común: un minipig que enterneció a todos sus seguidores. Luego se sumaron a esta moda Paris Hilton y Victoria Beckham. Sin embargo, lo que inició como un capricho de las famosas se ha convertido en una tendencia al alcance del resto.

No podemos negar que los minipigs son muy tiernos. Su color y su tamaño tienen un efecto que hace flaquear a cualquiera. Si bien su comportamiento como mascotas es comparable con el de un perro o un gato, existen algunas diferencias que vale la pena tomar en cuenta antes de decidir llevarse uno a casa.

Como primer punto positivo, los cerdos poseen un carácter manejable; si tienen incentivos, pueden mostrarse dispuestos a jugar e incluso se acostumbran a pedir cariño. Son inteligentes y receptivos, por lo que domesticarlos no es tarea difícil. Bajo un adiestramiento adecuado, pueden llegar a recordar su nombre y hasta algunos trucos, pero, como toda mascota, lograrlo toma tiempo.

Contrario a lo que se podría esperar, por lo general son muy limpios y detestan vivir en ambientes que no lo sean. Otra ventaja de los cerditos es la poca cantidad de pelo que tienen en comparación con los perros y gatos.

Cuidados de un minipig

La alimentación es clave: este tipo de animal es omnívoro, así que su dieta debe basarse en frutas y vegetales frescos. ¡Cuidado! Nada de comprarle alimentos de engorde en las veterinaria, pues el peso de esta mascota podría convertirse en un verdadero problema. Por supuesto, hay que dejar claro quién manda en casa, ya que estos animales pueden ser glotones e incluso disputar por más comida.

Agua, agua y más agua: necesitan estar hidratados constantemente, Con respecto a su mal olor, lo cierto es que se trata tan solo de un mito más. No puede negarse que algunos cerdos tienen mal olor, pero esto se debe al ambiente en el que se desenvuelven. Si le acondicionamos un espacio limpio, no tendrá este problema. Para mantener su pelaje en buenas condiciones, deben bañarse cada dos meses.

Minipig
Minipig

“Los minipigs tienen personalidades cambiantes; un día están felices, otro enojados, pero son muy fáciles de domesticar. Incluso, si se les enseña, pueden aprender a utilizar una caja de arena. Creo que tener un chanchito de mascota es muy diferente; son muy lindos y cariñosos”, comenta Dilana Soto, dueña de una minipig de un año y medio, la cual adoptó de seis meses.

Basada en su experiencia, asegura que uno de los puntos negativos de esta mascota es su actitud cuando están enojados, pues “si tienen hambre lloran mucho y hacen mucho ruido. Sin embargo, no es comparable con el sonido que provocan otras razas de cerdos”.

Soto recomienda asesorarse bien antes de comprar cualquier mascota, pero especialmente en el caso de un minipig, ya que requiere no solo cuidados diferentes, sino de un espacio acorde a su raza. “Maggie come dos veces al día; le damos frutas, verduras y maíz. Hay que tener cuidado con las harinas o azúcares porque se engordan demasiado y, al ser tan pequeños, deben tener una dieta balanceada. Su piel es muy sensible, por esto necesitan cada cierto tiempo baños de barro y no asolearse mucho”.

Por instinto, estos animales acostumbran excavar, por lo que se recomienda contar con un área verde donde puedan invertir toda su energía corriendo, jugando, excavando y ejercitándose regularmente. Finalemente, no pueden faltar las visitas al veterinario y las vacunas.

Alimentos recomendados
  • Verduras y hortalizas como lechuga, zanahoria, espinacas y brócoli.
  • Frutas como manazas, peras y naranjas.
  • Evitar alimentarlos con exceso de harinas.