Cecilia López.24 septiembre

Nuestra calidad de vida se podría ver beneficiada gracias a los compañeros de cuatro patas que están dispuestos a darnos un amor incondicional. El vínculo afectivo con las mascotas puede ayudarnos a ser más felices y a superar momentos difíciles que se nos presenten.

Aunque signifique asumir responsabilidad, los perros son mascotas que han pasado de ser guardianes de la casa, a formar parte de cada familia. La mayoría de las familias que cuentan con un animal de compañía prefieren a los caninos por su docilidad y la facilidad de relacionarse con las personas.

Mejoran el autoestima de los niños: Estos no solo traen beneficios a los adultos, sino que también colaboran con el crecimiento de los niños, ya que al ayudar en los cuidados y atención de las necesidad de los animales contribuye a que se desarrolle el sentido de responsabilidad. Además, responsabilizarse de las necesidades de otro ser vivo mejora el autoestima de los más pequeños de las casa, al hacerlos sentirse útiles y al ver que sus acciones ayudan al cuidado de otro ser.

Alivian la depresión: La convivencia con un canino hace que se estimule la comunicación y se favorezca el contacto físico, ya que les encanta estar con compañía y dar y recibir afecto. Aunque no puedan hablar, los perros saben comunicarse e incluso podemos llegar a tener la sensación de que nos entienden perfectamente.

Disminuyen la soledad y aumentan el autoestima: Su compañía logra que desaparezca cualquier sensación de soledad que podamos llegar a experimentar en algún momento de nuestra vida. El recibimiento nunca falta cuando se tiene a un canino, después de horas de estar fuera de casa, nos reciben con todo su entusiasmo que nos hace sentirnos valorados.

Asimismo, pasar tiempo con nuestras mascotas no hace experimentar un aumento de oxitocina, serotonina y se reducen los niveles de cortisol, lo que provoca que mejore nuestro estado de ánimo y disminuye el estrés.

Nos mantienen activos: Convivir con estos animales impulsa que, tanto niños como adultos, realicen actividad física, ya que sacarlos a pasear exige un gasto de energía, lo que significa que tienen un impacto positivo en nuestra salud. Incluso podrían llegar a ser fuente de motivación para ejercitarse y mantenerse en forma.

Si es cierto, tener mascotas puede significar más responsabilidad, pero el amor y todos los beneficios que trae su presencia valen la pena. Lo seguro es que siempre se recibe mucho más de los perros de lo que les podemos llegar a dar.