Andrea González Mesén.3 septiembre

Si bien no existe el alimento que lo tenga todo, sí lo hay varios que contienen vitaminas, fibras y minerales en mayor medida que otros. Por estas características son llamados superalimentos.

Estos por lo general en patrones dietéticos de dietas saludables como el Dash o la dieta mediterránea, que en su mayoría son a base de plantas y se ha demostrado beneficios significativos para la salud y la reducción de las enfermedades crónicas.

La Universidad Harvard publicó su lista de los 10 superalimentos que no pueden faltar en su dieta si se desea tener una vida saludables y una dieta super equilibrada.

Bayas: tiene un alto contenido de fibra. Son naturalmente dulces ricas en antioxidantes y nutrientes que combaten las enfermedades. Agréguelas al yogur, los cereales y los batidos, o coma de forma sencilla para un refrigerio.

Pescado: El pescado es una buena fuente de proteína y ácidos grasos omega-3, que ayudan a prevenir las enfermedades del corazón. Los pescados con el contenido más alto de omega-3 son salmón, filetes de atún, caballa, arenque, trucha, anchoas y sardinas.

Verduras de hoja verde: Los vegetales de hoja verde oscuros son una buena fuente de vitamina A, vitamina C y calcio, así como varios fitoquímicos (químicos fabricados por plantas que tienen un efecto positivo en su salud). También agregan fibra en la dieta. Pruebe variedades como la espinaca, la acelga, la col rizada, la col rizada o las hojas de mostaza

Nueces: Las avellanas, las nueces, las almendras y las pacanas son una buena fuente de proteína vegetal. También contienen grasas monoinsaturadas, que pueden ser un factor para reducir el riesgo de enfermedad cardíaca. Recuerde que son calóricamente densas, por lo que debe limitar su consumo a pequeñas porciones.

Aceite de oliva: El aceite de oliva es una buena fuente de vitamina E, polifenoles y ácidos grasos monoinsaturados los cuales ayudan a reducir el riesgo de enfermedad cardíaca.

Granos integrales: Son una buena fuente de fibra soluble e insoluble, los granos integrales también contienen vitaminas B, minerales y fitonutrientes. Se ha demostrado que reducen el colesterol y protegen contra las enfermedades cardíacas y la diabetes.

Yogur: Es fuente de calcio y proteínas, el yogur también contiene cultivos vivos llamados probióticos. Estas “bacterias buenas” pueden proteger al cuerpo de otras bacterias más dañinas. Tenga cuidado con los yogur con sabor o con frutas, ya que es usual que contengan mucha azúcar agregada. Compre yogur natural y agregue su propia fruta. Prefiera los que tengan "cultivos activos vivos”.

Vegetales crucíferos: Estos incluyen brócoli, repollo, coliflor, col rizada, col rizada, colinabo, hojas de mostaza, rábanos y nabos. Son una fuente excelente de fibra, vitaminas y fitoquímicos, incluidos indoles, tiocianatos y nitrilos, que pueden prevenir contra algunos tipos de cáncer.

Legumbres: Esta amplia categoría incluye frijoles rojos, negros, rojos y garbanzo, así como soja y guisantes. Las legumbres son una excelente fuente de fibra, ácido fólico y proteína a base de plantas. Los estudios demuestran que pueden ayudar a reducir el riesgo de enfermedad cardíaca.

Tomates: Estos son ricos en vitamina C y licopeno, que se ha demostrado que reduce el riesgo de cáncer de próstata. El licopeno se vuelve más disponible para que su cuerpo lo use cuando los tomates se preparan y se calientan en una grasa saludable como el aceite de oliva.