Mónica Morales.2 septiembre, 2015
El brócoli es un excelente antioxidante
El brócoli es un excelente antioxidante

La menopausia es un proceso natural en la vida de las mujeres. Durante esta etapa se producen muchos cambios en el organismo debidos desbalances hormonales especialmente a una disminución en la producción de estrógenos.

Existen algunos alimentos que le ayudarán a reducir los síntomas de la menopausia, estos son los cinco principales:

1. Linaza: Contiene fitoestrógenos, que son compuestos químicos naturales que ejercen una acción muy similar a los estrógenos humanos. Ayuda a reducir los sofocos o sudoración nocturna, unos de los síntomas más comunes de esta etapa. Porción: una cucharada diaria al desayuno y si los síntomas son más molestos, una cucharada en la mañana, otra en el almuerzo y otra en la tarde. Puede consumirse en diferentes preparaciones como batidos, sobre ensaladas, mezclas para pancakes, panes, galletas y en el cereal.

Linaza.
Linaza.

2. Lácteos descremados: Los lácteos (eso si, descremados para que su contenido de grasa sea bajo) son una buena opción para consumir calcio. Los niveles apropiados de calcio ayudan a prevenir lesiones y enfermedades como la osteoporosis. Porción: Se recomienda consumir de 2 a 3 lácteos diarios (leche y yogur). Pueden consumirse al desayuno y en las meriendas de la mañana o la tarde.

3. Avena: La sensación de fatiga o cansancio extremo, es un síntoma común en la menopausia, la avena es una excelente fuente de energía que se mantiene constante a lo largo del día, por ser un carbohidrato complejo. Además tiene nutrientes como las vitaminas del grupo B y triptófano que ayudan a regular el estado de ánimo. Porción: 4 cdas ó ¼ tz, equivale a 1 porción de carbohidrato al día. Se puede consumir cocinada como cereal de desayuno, agregar a batidos, en preparaciones como pancakes, panes y tortas.

Avena. Es un superalimento que gracias a los polisacáridos (un hidrato de carbono complejo) nutre la piel y le otorga suavidad y brillo natural. Si la mezcla con agua puede formar un gel que al colocarlo en la epidermis, la suaviza y la nutre. También, la protege de la resequedad y fortalece las defensas de la piel. Maneras de aplicarla Mezcle avena, miel y aceite de vitamina E y revuelva hasta que esté bien mezclado. Luego, pele media manzana, quítele el corazón y cortada en cuadritos colóquela en la licuadora con los demás ingredientes. Forme una pasta uniforme y aplique el exfoliante de avena en el rostro. Masajee con movimiento circulares y enjuague con agua fría. Si desea, puede aplicar unas crema humectante al final.
Avena. Es un superalimento que gracias a los polisacáridos (un hidrato de carbono complejo) nutre la piel y le otorga suavidad y brillo natural. Si la mezcla con agua puede formar un gel que al colocarlo en la epidermis, la suaviza y la nutre. También, la protege de la resequedad y fortalece las defensas de la piel. Maneras de aplicarla Mezcle avena, miel y aceite de vitamina E y revuelva hasta que esté bien mezclado. Luego, pele media manzana, quítele el corazón y cortada en cuadritos colóquela en la licuadora con los demás ingredientes. Forme una pasta uniforme y aplique el exfoliante de avena en el rostro. Masajee con movimiento circulares y enjuague con agua fría. Si desea, puede aplicar unas crema humectante al final.

4. El brócoli: Además su alto contenido de calcio, tiene fitoestrógenos que son los conocidos estrógenos naturales. También tiene antioxidantes que le dan a la piel una apariencia más juvenil y fresca, que muchas veces por los cambios hormonales de la etapa se ve afectada. Porción: ½ taza de vegetal cocido una vez al día. Se puede consumir en cremas, sopas, ensaladas o como guarnición.

5. Semillas secas: Contienen calcio (en especial las almendras), disminuyen la fatiga y los síntomas depresivos, ayudan a controlar la ansiedad, reducen la intensidad con la que se manifiestan los sofocos y las sudoraciones nocturnas. Porción: Una porción al día. La porción equivale a las semillas que quepan en el puño de la mano. Se pueden agregar a batidos, en ensaladas, al arroz o consumir solas como merienda.

Fuente: Dra. Ariana Vílchez (Tel.: 8899-4195).