Mónica Morales.29 octubre

Para comer sano y mejor es importante organizar la compra de alimentos y seleccionar aquellos que son más saludables, teniendo en cuenta la variedad y la información nutricional de los mismos.

Para lograr buenos hábitos de compra, le ofrecemos 5 algunos consejos básicos que serán útiles para comprar alimentos inteligentemente:

1. Leer la información nutricional: La etiqueta de Información nutricional de los envases es una de las mejores herramientas para seleccionar alimentos nutritivos y para comparar productos distintos. Se deben considerar las calorías, la grasa, las proteínas y el contenido de azúcar entre diversas marcas, lo cual ayuda a tomar mejores decisiones.

2. Elegir alimentos básicos diarios que sean tan sanos como sea posible: Seleccionar la versión con menos grasa de los alimentos que consumes con frecuencia, como los aderezos para ensaladas, los productos para untar, los productos lácteos e incluso los postres. Esto ahorra muchas calorías, una taza de leche entera tiene 150 calorías y aproximadamente 7 gramos de grasa; la leche descremada tiene 90 calorías y no contiene grasa. Cambiar la carne picada de res a pechuga de pavo picada puede reducir alrededor de 10 gramos de grasa y 100 calorías por porción de 3 onzas. Consumirá menos calorías y mucha menos azúcar si compra yogurt natural y le agrega su propia fruta y edulcorante en lugar de consumir la variedad preendulzada.

Es importante también incorporar más proteínas vegetales y reemplazar almidones refinados con granos enteros. Pruebe el arroz integral, la pasta de trigo integral, el pan y las galletas saladas de trigo integral, el cuscús de trigo integral, la quinoa y la avena en lugar de la crema de trigo.

3. Tratar de elegir los alimentos de temporada: En lo que se refiere a las frutas y verduras, las que son más frescas, a menudo retienen más nutrientes y con frecuencia son menos caras que las que no son de temporada. Si tiene cerca un mercado de frutas y verduras, los productos podrían ser más frescos que los que encuentras en los supermercados, lo que significa que las verduras no se marchitarán tan pronto y que conservarán su valor de nutrición. También es más probable que encuentre nuevas variedades de frutas y verduras.

Foto Marcela Bertozzi/Agencia Ojo por Ojo
Foto Marcela Bertozzi/Agencia Ojo por Ojo

4. Probar alguna fruta o verdura nueva una vez a la semana: Si no está lista para probar un alimento completamente nuevo, puede empezar de a poco con una variedad diferente o parecida a un alimento familiar. Las frutas y verduras son excepcionales en lo que se refiere a los fitonutrientes saludables que brindan, por lo que la variedad es verdaderamente importante para una buena salud. Si su ensalada siempre tiene lechuga iceberg, cambia a una lechuga romana o a espinacas tiernas. Pruebe alguna nueva variedad de col o de manzanas o cocina coliflor morada en lugar de la habitual blanca.

5. Intentar incluir pescado en la dieta: El atún y el salmón en lata que se pescan en el medio silvestre son buenas fuentes de omega 3 y también son prácticos y están al alcance del bolsillo. Agregue atún en lata a su salsa para la pasta en lugar de carne picada de res o incluya salmón en lata en una ensalada para obtener un plato principal rápido, ligero y saludable.

Fuente: Susan Bowerman, Directora en Educación y Capacitación Mundial en Nutrición de Herbalife Nutrition.