GDA .28 enero

La alimentación es importante para la salud y el buen funcionamiento del organismo, por ende, es necesario llevar a cabo una dieta rica en todos los nutrientes indispensables.

No obstante, alguno de nuestros órganos podría tener ciertas complicaciones debido a nuestro estilo de vida o mala alimentación, incluso, el constante consumo de medicamentos podría ser perjudicial. Pero para aliviar estos males, tenemos a los probióticos.

Los probióticos son bacterias beneficiosas que se encuentran en el intestino y no sólo ayudan a la salud del sistema digestivo, también el sistema inmunológico y estimulan el metabolismo. De acuerdo con World Gastroenterology Organisation, los probióticos son "microorganismos vivos que confieren un beneficio a la salud del huésped cuando se les administra en cantidades adecuadas".

Un estudio realizado por British Journal of Nutrition, el cual consistió en someter a una dieta por 12 semanas a base de probióticos a mujeres, encontró que tuvieron una pérdida de peso.

A continuación le decimos qué alimentos benefician el sistema digestivo.

Alverjas: Las alverjas son un alimento que contienen un probiótico llamado Leuconostoc mesenteroides. De acuerdo con Journal Applied Microbiology, este probiótico favorece el sistema inmunológico, protege la barrera de mucosa y es la primera defensa ante los insectos y las toxinas.

Aceitunas: Son una buena fuente de probióticos, por lo cual ayudan a equilibrar los insectos intestinales y evitar la hinchazón; es más recomendable para las personas que padecen de síndrome del intestino irritable.

Yogur: Los lácteos son una buena opción de alimentos probióticos, por ello el yogur -de preferencia natural y sin azúcar añadida- debe estar en su dieta.

Kéfir: Si es intolerante a la lactosa, el Kéfir es otra alternativa para consumir. Sobre todo porque favorece el tracto intestinal y ayuda a proveer beneficios curativos al intestino.

Remolacha: Este alimento no sólo le ayudará como probiótico en el sistema digestivo, también es muy nutritivo por su contenido de minerales como fósforo, potasio, magnesio, sodio, zinc, calcio, hierro y cobre.

Kombucha: Es una bebida fermentada fuente rica de probióticos, la forma más común de consumirla es en té.

Chocolate negro: Otra alternativa de alimento probiótico es el chocolate, el cual estimula la función intestinal.