Shirley Ugalde.7 diciembre, 2015
La versatilidad de las almendras permite usarlas en ensaladas, postres, platos salados o simplemente como una deliciosa merienda entre comidas.
La versatilidad de las almendras permite usarlas en ensaladas, postres, platos salados o simplemente como una deliciosa merienda entre comidas.

Mejoran el aspecto de la piel, son antioxidantes, contribuyen en el desarrollo del cerebro y hasta ayudan a regular el peso. Estos frutos secos aportan grandes beneficios a la salud, con la ventaja de que su versatilidad permite agregarlos a ensaladas, postres, platos salados o simplemente como una merienda entre comidas. Aquí les contamos algunos de sus beneficios.

1. Controlan el colesterol:

El consumo regular de almendras sube el nivel de lipoproteínas de alta densidad y reduce las de baja densidad, esto permite controlar y regular el nivel de colesterol en la sangre. Al reducir las lipoproteínas de baja intensidad se disminuye el colesterol malo.

Su alto contenido de vitamina E las convierte en un antioxidante natural.
Su alto contenido de vitamina E las convierte en un antioxidante natural.

2. Antioxidantes para cuidar el corazón:

Otro de los beneficios de las almendras es que su alto contenido de vitamina E las convierte en un antioxidante natural, por lo que su consumo las hace amigas del corazón. Además, la cantidad de magnesio que contienen, reduce considerablemente las posibilidades de sufrir ataques cardíacos.

3. Rendimiento intelectual:

Este alimento no debería faltar en la dieta de los niños, ya que aporta grandes beneficios para el desarrollo del cerebro.

4. Reduce niveles de azúcar en sangre:

Las almendras reducen los niveles de azúcar en la sangre, por lo que son ideales para personas con diabetes. En estos casos se recomienda consumir de 6 a 8 almendras después de las comidas.

5. Control de apetito:

Ayudan a disminuir la ansiedad, por lo que es ideal incluirlas en dietas que buscan reducir o mantener el peso. Se pueden agregar al yogur en una merienda, o consumir la leche de almendra, la cual contiene grasas mono-saturadas que permiten satisfacer el apetito sin agregar calorías. Pero tenga cuidado al momento de elegir la leche de almendras, ya que en el mercado existen opciones con mucha azúcar, que tendrían el efecto contrario. Otra alternativa es preparar la leche en casa, esto parece difícil pero en realidad es muy sencillo: solo necesita remojar 200 gramos de almendras crudas y sin cáscara, en un litro de agua por dos horas. Luego se bate todo en la licuadora o procesador, este líquido se pasa por una tela limpia, idealmente de algodón, para colar y listo.

Si le gusta la cocina, puede agregar la fibra restante a su receta favorita de galletas o pan.
La versatilidad de las almendras permite usarlas en ensaladas, postres, platos salados o simplemente como una deliciosa merienda entre comidas.
La versatilidad de las almendras permite usarlas en ensaladas, postres, platos salados o simplemente como una deliciosa merienda entre comidas.

6. Para curar el estreñimiento:

Son ricas en fibra, por lo que su consumo ayuda a mejorar el tránsito intestinal. Es importante resaltar que su consumo debe ir acompañado de suficiente agua para lograr los mejores resultados.

7. Cuidado de la piel:

Agregue unas gotas de aceite de almendras a la crema corporal de uso diario para una hidratación profunda de la piel.
Agregue unas gotas de aceite de almendras a la crema corporal de uso diario para una hidratación profunda de la piel.

En este caso, además de consumirlas se recomienda utilizar jabones que contengan leche de almendras y para hidratar una piel seca, nada como agregar unas gotas de aceite de almendras a la crema corporal de uso diario.

Ahora que conoce sus beneficios, no deje de incluirlas en su lista de compras. Una forma sencilla es agregar almendras en rebanadas, tostadas en mantequilla al arroz blanco recién hecho, a un salmón preparado al horno o, déjelas enfriar e incorpore en la ensalada.