Mónica Morales.15 enero

Aunque muchas mujeres no sean fans del desayuno, tomarlo constantemente por las mañanas cuidará de su salud, al igual que lo hará no saltarse el almuerzo ni la cena. Sin importar qué tan apurada o cansada se encuentre, invierta unos minutos en ingerir comida nutritiva durante el día, esto mantendrá su energía activada y acelerará el metabolismo.

1. Simplifique: Opte por recetas sencillas, por ejemplo para el desayuno podría preparar frutas y yogur, batidos energéticos a base de frutas, manzana en rodajas con mantequilla de almendras o simplemente un sándwich con un huevo frito, tomate, queso, jamón y espinaca. ¿Sencillo, verdad?

Ahora bien, la preparación del almuerzo y de la cena puede conllevar un poco más de tiempo que el desayuno, pero prefiera recetas fáciles como un pollo al pesto con tomates, una sopa de pollo con vegetales o una ensalada césar.

2. Además del cereal: Si gusta mucho de los cereales por los pocos minutos que toma prepararlo, no olvide verificar su contenido nutricional y busque uno que le aporte fibra y demás, ya que la mayoría están hechos a base de gran cantidad de azúcar. Asimismo, existen otros alimentos además del cereal, solo debe dejar volar su imaginación o, aún más fácil, buscar recetas en Internet.

3. Agregue proteína: Si bien lo más sencillo de preparar suelen ser pastas y arroz, no olvide agregar la carga proteínica para cuidar la salud. Puntos extra si incluye vegetales y frutas.

4. Deje listo: No le tema a las comidas precalentadas. Cada vez son más las personas que optan por cocinar en grandes cantidades y congelar todo, con el fin de rendir la comida y ahorrarse la cocinada de otros días. El día de cocinar tomará más tiempo de lo normal, ya que es en grandes cantidades, pero verá que vale la pena cuando solo deba calentar y comer los demás días de la semana. Lo único que necesitará será una gran cantidad de recipientes de vidrio y un congelador.

5. Evite comer afuera: La vida se basa en un balance, por lo que hacer una comida rápida de vez en cuando no tiene nada de malo; sin embargo, entre semana opte por comidas saludables y caseras. Esta recomendación no solo se debe al aporte calórico, sino también al aporte energético, ya que la comida chatarra no le aportará altos niveles de energía, como sí lo harán las comidas saludables.

6. Meriendas saludables: Escoja las galletas sin relleno, que tienen menos azúcar y grasas saturadas. Las integrales o de avena tienen más fibra y las que tienen semillas aportan grasas saludables.

Otra alternativa saludable son las frutas secas y las semillas: se pueden consumir con moderación y sin azúcar adicional. Un tip que nosotras siempre ponemos en práctica es andar almendras en nuestro bolso, son una gran salvada cuando se nos atrasa la hora de comer o tenemos una reunión atravesada.

Por su parte, las frutas frescas nos protegen de enfermedades y aportan vitaminas y antioxidantes. Varíe sus colores e incluya al menos 3 porciones al día.

7. Tome suficiente agua: No importa cuán ocupada esté, siempre debe mantenerse ingiriendo agua para hidratar su cuerpo y poder cumplir con sus obligaciones diarias. Cargue con usted una botella de agua que pueda rellenar, esto creará dos hábitos positivos: tomar agua y moverse cada cierto tiempo para ir a rellenar su botella.

8. A domicilio: Hay compañías que se dedican a prepararle un menú semanal de comida saludable y se lo dejan en su casa u oficina. Una alternativa excelente para desintoxicar el cuerpo, adoptar buenos hábitos alimenticios y ahorrar muchísimo tiempo. Una de estas iniciativas es la de Good Food (www.goodfoodcr.com).