Cristina Mora Jiliuta.25 agosto, 2016
Entrenamiento de fuerza
Entrenamiento de fuerza

Si el deporte es parte de su vida, es importante que sepa que la demanda de vitaminas de su cuerpo aumenta con cada entrenamiento.

No es suficiente con enfocarse en la buena hidratación y en el alto consumo de proteína; también son necesarios otros nutrientes como complemento.

De acuerdo con la asesora nutricional de Herbalife, Ana Cristina Gutiérrez, el entrenamiento hace que nuestro cuerpo requiera más vitaminas y minerales porque "se da un mayor desgaste físico, hay pérdida de nutrientes a través del sudor, hay una mayor exposición a virus y bacterias, y ocurre un requerimiento adicional de antioxidantes".

Según la especialista, cada uno de estos nutrientes cumple un rol esencial:

Vitamina D: además de participar en la adecuada absorción del Calcio, contribuye a la fortaleza muscular. Si no hay un aporte adecuado de vitamina D en el organismo, habrá una mayor debilidad muscular.

Vitamina A: ayuda a formar y mantener una piel saludable, dientes y tejido blando y esquelético. También ayuda al normal funcionamiento del sistema inmune.

Vitamina C: es un componente esencial en la dieta y podría reducir los efectos inducidos por la oxidación celular, incluyendo daños del músculo, disfunción en el sistema inmune y fatiga.

Vitamina B3: es parte del complejo de vitaminas B que intervienen en los procesos energéticos celulares. Cuando se realiza deporte el gasto energético aumenta, por tanto la demanda de este grupo vitamínico también. La vitamina B3 (niacina) resulta beneficiosa en el ciclo energético de los carbohidratos, por ende facilita la conversión de energía.

Vitamina B12: la deficiencia de ésta, por mala absorción o déficit, puede derivar en cansancio o debilidad.

Potasio: es un mineral muy abundante en nuestro cuerpo y trabaja junto con el sodio, para equilibrar los niveles de fluidos en el organismo; construye proteínas e incrementa la transmisión neuromuscular. Además, regula funciones celulares del sistema nervioso y muscular junto al calcio y magnesio.

Selenio: funciona como un importante antioxidante en nuestro organismo, favoreciendo la oxigenación, influyendo en la energía y resistencia del deportista, ayuda en el mantenimiento del sistema inmune, en la prevención de lesiones y la recuperación.

Ácido fólico: es una de las vitaminas del complejo B que ayuda a construir células nuevas, incluyendo los glóbulos rojos. Éstos son necesarios para llevar oxígeno por toda la sangre hacia el cuerpo. Si usted no tiene los suficientes podría padecer anemia lo que implicaría que se sienta cansado y débil.

De acuerdo con Gutiérrez, la mejor fuente de estos nutrientes es una dieta balanceada y equilibrada. Incluya muchos jugos verdes y ensaladas en su alimentación, para asegurar una adecuada salud muscular.

Si decide complementar su dieta con un suplemento multivitamínico; es importante que verifique las vitaminas que le aporta y la cantidad que suple para que consuma uno que se ajuste a sus requerimientos.

Por supuesto, es importante consultar con su médico o profesional de la salud al elegir cualquier suplemento.