Cata Vargas.20 febrero

La alimentación es parte indispensable de un estilo de vida saludable, no solo es importante variarla durante el día y durante las distintas épocas de la vida, sino también durante los cambios climáticos.

En tiempos de lluvias, o temperaturas un poco más bajas, se nos antoja tomar una sopa, un cafecito o chocolate caliente, pero no tanto un smoothie o una ensalada. Esto se debe a que nuestro cuerpo también se adapta a la temperatura externa por medio de la alimentación.

Dichosamente en este país no tenemos cambios extremos de temperaturas, mucho menos de temporadas, pero sí hay una gran diferencia entre la temporada de lluvia y ésta que estamos viviendo, la seca.

En días calientes el cuerpo tiende a deshidratarse con facilidad, especialmente cuando estamos al aire libre o en espacios calientes, así que no solo debemos hidratarnos aún más, sino también buscar alimentos que nos hidraten y satisfagan. Acá veremos algunos ejemplos:

Porcentaje de agua en frutas:

  • Sandía y fresas 92%
  • Toronja 91%
  • Melón 90%
  • Piña, naranja y frambuesa 87%
  • Manzanas y peras 84%
  • Banano 74%

Porcentaje de agua en vegetales:

  • Pepino y lechuga 96%
  • Calabacin o el zuquini, el apio y el rábano 95%
  • Tomate 94%
  • Kale 93%
  • Brócoli 91%
  • Zanahorias 87%

Otros vegetales altos en agua son: la coliflor, la berenjena, los chiles dulces y las espinacas.

Si bien las frutas son muy saludables, aportan hidratación, nutrientes y fibra, es importante cuidar la cantidad que comemos pues nos aportan azúcar, la cual podría afectar nuestro ambiente hormonal, así que cada mujer debe balancear su consumo de frutas y vegetales. Mi recomendación es siempre hacer de los vegetales no harinosos, los más abundantes en su alimentación.

Para las frutas podemos hablar de smoothies, o los famosos batidos. Pero mucho cuidado con la cantidad de fruta que use. Mezcle las frutas con vegetales de hoja verde, así obtiene más beneficios y no depende solamente de las frutas.

Otra cosa importante es no endulzar los smoothies cuando se usan frutas dulces como el banano, o la piña. Procure usar poca cantidad de dulce si el smoothie lo amerita o escoja edulcorantes sin azúcar como la stevia.

Mezclar las frutas altas en agua, como las fresas, con vegetales altos en agua como las espinacas, hace una súper unión hidratante.

Un estudio del año 2009 realizado por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Aberdeen, encontró que comer una sandía o un pepino después de terminar un entrenamiento intenso puede hidratar su cuerpo con dos veces más eficacia que un vaso de agua, así que imagínese la importancia de incluir estos alimentos cuando además del calor del día, usted realiza ejercicio.

Ahora, sí hablamos de vegetales, claro que las ensaladas son parte importante en días de calor. Hacer ensaladas con base de hojas verdes e incluso unos pedacitos de fresas encima, puede ser una delicia hidratante.

Aparte de las frutas y los vegetales, es importante que nos hidratemos bien con suficiente agua, tomemos infusiones hechas con frutas o hierbas (por ejemplo flor de Jamaica, canela, manzanilla, jengibre) y tratar de minimizar el consumo de licor y la cafeína en exceso, pues este tipo de bebidas tienden a deshidratar con facilidad.

No dependa de bebidas hidratantes azucaradas y con colorantes artificiales, busque opciones saludables y naturales como el agua de pipa, que hidrata aún más por su aporte de electrolitos.

Disfrute de las maravillas que encuentra en las ferias del agricultor y logre sus metas de salud, cuidando su alimentación en días de calor.

Por Cata Vargas

Nutricionista Holística Femenina