Cecilia López.8 enero

¿Está cansado de cocinar?, ¿quiere más tiempo para usted?, ¿no sabe de dónde sacar tiempo para cocinar? Si se identificó con alguna de estas preguntas, entonces le gustará la nueva tendencia a la hora de cocinar: batch cooking. Este método define lo que es cocinar en grandes cantidades para optimizar el tiempo de preparación y sin sacrificar la calidad de los alimentos.

El beneficio que brinda esta técnica, es el ahorro de tiempo, ya que se cocina una o dos veces a la semana en grandes cantidades, para que lo demás quede listo para los otros días, la clave está en congelar la comida. Es decir: cocinar más (cantidad) para cocinar menos (tiempo).

Esta tendencia no sólo le ahorrará minutos u horas, sino que también puede ayudar a comer más sano. En vez de ordenar pizza un lunes por la noche luego de un extenso día, opte por sacar comida sana que anteriormente congeló y en menos de una hora estará disfrutando de una cena saludable y sin necesidad de gastar más energía en la cocina.

A continuación le presentamos una serie de consejos para ser un batch cooker profesional:

Planificación

La organización y la planificación son claves cuando hablamos de batch cooking. Es mejor anotar los 7 días de la semana con sus respectivas comidas (desayuno, almuerzo, cena) y luego definir qué día se va a cocinar y para cuántos días y comidas. Muchas personas prefieren cocinar los sábados, que se suele tener más tiempo, y dejar todo listo para la próxima semana.

Calcule que necesitará entre dos o tres horas a la semana para dejar su menú semanal listo.

Lista de compras

En el batch cooking es muy importante preparar la lista de compras, luego de tener listo el menú semanal. Para concluir este paso, es necesario tener listas las recetas que se utilizarán, para definir el cereal, legumbre, carne y harina que se escogerá.

Idealmente, cuando vaya al supermercado agregue a su carrito de compras bastantes vegetales, frutas y legumbres, así propiciará tener una dieta con alimentos más saludables. ¡En el batch cooking no se valen que todos sean frituras!

Recetas sencillas

Aunque no lo crea, ya existen páginas de internet enfocadas en compartir recetas sencillas y aptas para congelar, si no se le ocurre nada, no tenga miedo de ingresar en internet y buscar recetas. Batch cooking no necesita ser complicado, solo cocine lo que normalmente cocinaría, pero en grandes cantidades.

Mejores envases

Guarde los alimentos en toppers si va cocinar porciones pequeñas, si tiene pensado preparar alimento para más personas, o simplemente quiere hacer más para repetir durante la semana, puede optar por recipientes de aluminio, que tienden a ser más grandes. Asimismo, muchas personas prefieren utilizar los moldes para muffins, para tener las porciones individuales.

Tenga en cuenta que un envase abierto, roto o de mala calidad puede dañar el alimento y convertirlo en no apto para su consumo.

Congelar

La mayoría de los alimentos se congelan a la perfección, incluyendo el arroz, quinoa, salsas, sopas, frutas, frijoles, verduras, jugos, bistec, margarinas, pescado, carne de cerdo asada, carne de res, pollo, entre muchos otros.

Antes de comenzar a llenar los moldes o toppers, agregue una envoltura de plástico para que una vez que se haya congelado, simplemente levante la comida congelada, colóquela en un sartén y vuelva a calentar.

Además, tenga presente que antes de meter sus alimentos al congelador, estos deben estar completamente fríos ya que el calor de la comida puede cambiar la temperatura de su refrigerador.

Descongelar

Seguro que las abuelas antes descongelaban la comida con la ayuda del sol, pero la verdad es que si se deja demasiado tiempo al aire libre, las bacterias pueden crecer y producir toxinas, por eso es aconsejable sumergirlos en agua fría, haciendo cambios de agua frecuente.

Igualmente, el método más simple es colocar la comida congelada en un horno frío y luego pre calentarlo y cocinarlo durante aproximadamente 30 minutos.

Etiquete

Antes de congelar sus alimentos, rotule la comida con el nombre de lo que es y la fecha de preparación. Así será más sencillo tener un control de lo que está en su refrigeradora.

Menú semanal
Menú semanal
¿Qué sí y qué no?

Frutas: todas las frutas pueden congelarse y usarse para helados, batidos, zumos de frutas, etc. Antes de congelarlas se recomienda lavarlas, pelarlas, limpiarlas y partirlas en trozos.

  • Carne: la carne y el pescado se pueden congelar pero es recomendable limpiarlos bien para garantizar un mayor tiempo de conservación. 
  • Huevos: se puede congelar la clara y la yema por separado. Evite congelar los huevos duros con cáscara porque pueden llegar a agrietarse y perder su textura. 
  • Grasas: los alimentos con altos contenidos en grasa (salsas, mayonesa, natilla, etc.) pueden cortarse al congelarse.
  • Harinas: la pasta, papas, arroz y cereales cocinados pueden congelarse pero tenga en cuenta que el sabor y la textura puede variar al recalentarlos. La ventaja es que se pueden mantener hasta 4-5 días en refrigeración.
  • Vitamina C: esta vitamina se pierde con la temperatura, por lo que estos alimentos deben estar solo en refrigeración. Lo ideal es no pasarlo por método de cocción, a menos de que se consuma congelado como las frutas. Por ejemplo: Kiwi, mango, piña, fresas, espinaca, brócoli, repollo.
  • Salsa blanca: algunos alimentos con leche o grasa pueden cambiar su textura con la congelación y cortarse, mejor si se realizan mantenerlo en refrigeración y consumirlo los 2 días siguientes.

Fuente: Dra. Nathalie Solera Quesada, nutricionista de Consultas Nutrición (tel.:8808-7129).