Mónica Morales.9 julio

Si usted es de las personas que busca mantener una vida saludable por medio de una buena alimentación, el sistema cetogénico, comúnmente conocida como “Keto”, podría aportarle grandes beneficios para su salud. 

Este sistema de alimentación, además de promover la pérdida de peso de forma permanente, ayuda a las personas con enfermedades metabólicas a reducir las posibilidades de desarrollar cáncer, Alzheimer, Parkinson, entre otras patologías crónico-degenerativas que propician el deterioro acelerado. 

“Este tipo de alimentación ha adquirido una popularidad muy grande a nivel nacional no solo por los resultados que ven las personas que la utilizan, sino por las evidencias médicas positivas respecto a personas con diversas patologías que han mostrado una importante mejoría al hacer uso de este sistema,” explicó Donald Vega, nutricionista de Kilosophy Nutrición. 

Las enfermedades metabólicas (Síndrome Metabólico) son aquellas que se presentan a raíz de un deterioro en los sistemas fisiológicos, no son genéticas, pese a que pueden tener una base genética, sino que son epigenéticas, es decir; el ambiente va a determinar si aparecen o no. 

Este tipo de patologías contienen cinco condiciones en las que, si la persona presenta al menos tres de ellas, deberá realizar un cambio radical en su dieta diaria. Si presenta cada una de las que mencionaremos a continuación, es señal de alerta y se deberá de acudir al médico: 

  • Hipertensión arterial. 
  • Hiperglicemia en ayunas o Diabetes tipo 2 ya formalmente diagnosticada o prediabetes. 
  • Obesidad central (Zona del abdomen). 
  • Colesterol bueno muy bajo (HDL Bajo). 
  • Triglicéridos altos. 
¿Cómo incide la dieta Keto al síndrome metabólico? 

Este tipo de rutina alimenticia viene a revertir y regular cada una de las condiciones mencionadas en el texto anterior, provocando cambios importantes en el sentir de la persona. 

• Hipertensión arterial: el sistema Keto revierte esta patología por medio de dos mecanismos. El primero es mediante la disminución de los carbohidratos que provoca la eliminación del exceso de líquido que puede estar asociada a la hipertensión arterial; el segundo, por medio de la eliminación de los azúcares simples se inhibe la liberación de un elemento que el cuerpo produce para provocar la relajación de las arterias (óxido nítrico). Cuando hay un alto consumo de carbohidratos se disminuye la producción del óxido nítrico y con ello aumenta la rigidez y por ende la presión arterial. 

• Hiperglicemia en ayunas o Diabetes tipo 2: Al ser una alimentación baja en carbohidratos y al ser estos los que disparan los niveles de azúcar en la sangre, el sistema keto viene a regular y a revertir los niveles elevados de azúcar en sangre que generan esta condición, al punto de que la persona deja de consumir medicamentos o aplicar inyecciones para regularla. 

• Obesidad central (zona del abdomen): Este tipo de alimentación es la vía más efectiva desde dos puntos de vista: - Es la que más pérdida de grasa abdominal provoca. - Es la que sostiene por tiempo prolongado el peso perdido sin volver a ganarlo. 

• Colesterol bueno muy bajo (HDL Bajo): el sistema Keto, con el consumo de la grasa saturada hace que se eleve el colesterol bueno. Si esto no se regula a tiempo, puede ser una señal de una muerte temprana. 

• Triglicéridos altos: Mediante el consumo de la alimentación Keto, por el contrario intuitivo que parezca, mediante la ingesta de más grasa, los triglicéridos serán más bajos. Esta alimentación usa la grasa que hay en el cuerpo y la que se está consumiendo, por ende, no se almacena y hace que los triglicéridos se vengan al suelo. 

“Mejorando estos cinco indicadores, automáticamente estás mejorando la manifestación del síndrome metabólico y anulando la posibilidad detonante de cáncer y otras condiciones asociadas, es decir, su salud se está optimizando”, concluyó Vega. 

Eso sí, evite iniciar una dieta sin haber consultado a un especialista, ya que es importante que un profesional evalúe la edad, el peso y el estado de salud para que no se produzcan efectos contraproducentes en el organismo. 

Fuente: Donald Vega, nutricionista de Kilosophy Nutrición (tels.: 7201-4270 y 4040-0015).