Andrea González Mesén.6 abril

¿Se ha puesto a pensar si realmente es consciente de lo que come? Por lo general solemos contar únicamente los tiempos de comida grandes, pero lo cierto es que el estar “picando” entre comidas también suma. Los expertos aseguran lo mejor es realizar meriendas programas, saludables y con las porciones que realmente corresponde.

Silvia Sáenz, nutricionista de Mondelēz International, explica que lo ideal comer con intención y atención, a eso se le suele llamar mindful snacking. Esto nos ayudará a evitar la ansiedad, a no subir de peso sin darnos cuenta y a comer lo que realmente necesitamos.

La experta asegura que para lograrlo lo primero es preguntarse ¿por qué necesita el snack?, ¿será que necesita energía, requiere de una pausa, realmente tiene hambre o es por un aspecto social?

El segundo paso es identificar qué busca: un cierto sabor o textura, algo dulce, salado, frío o caliente.

El tercer paso es estar consciente de las porciones: disminuya la velocidad al masticar y manténgase presente en el momento, es decir, evite realizar otras actividades mientras come; y saboree la experiencia usando sus sentidos.

Finalmente, evalúe y preste atención a cuando se sienta satisfecha.

Muchas veces no nos hacemos estas preguntas y comemos lo primero que encontramos, no quedamos satisfechos y buscamos otra opción adicional a lo que ya habíamos comido”, detalla.

Sáez asegura que estas sencillas acciones ayudan a mantener una alimentación balanceada y disfrutar de las comidas, incluyendo las meriendas.

Debemos iniciar escogiendo el snack de una manera racional, luego debemos centrarnos en el momento presente y hacer que cada bocado cuente. Es importante evitar distracciones como hablar o revisar el teléfono o computadora. Así nos sentiremos renovados y llenos de energía, a la vez que eliminamos cualquier culpa que pueda estar asociada con la comida”, recomendó.

Controlar las porciones que consumimos también es fundamental. Sáenz ejemplifica que en el caso de los snacks, una porción controlada es aquella menor a 200 calorías.

Recuerden: comer con intención, centrarse en el momento presente, saborear la comida y disfrutarla”, finalizó la nutricionista.