Mónica Morales.8 abril

Prestar mucha atención a la hidratación, incluir en el menú diario tres porciones de frutas y dos de vegetales, así como consumir frutos secos, semillas y productos integrales; son las recomendaciones que hacen los profesionales en nutrición a las personas diagnosticadas con COVID-19, así como a las que han sido dadas de alta.

La Dra Karol Delgado, representante del Colegio de Profesionales en Nutrición (CPN) explica que “en un paciente con COVID-19, el objetivo nutricional va enfocado a prevenir una pérdida de peso significativa y la deshidratación, dado que frecuentemente los síntomas van relacionados a la falta de apetito y fiebre”.

Uno de los síntomas principales en los pacientes y que pueden conducir a la disminución de peso y desnutrición, es la pérdida de gusto y olfato. Por esto, es que se aconseja implementar estrategias como marinar los alimentos para mejorar el sabor de la carne, del pollo o del pescado, eso sí para ello se deben utiizar condimentos naturales como hierbas, pimienta y ajo.

La pérdida de gusto y olfato, así como el cansacio, puede provocar falta de apetito y mala nutrición en pacientes con Covid-19

Añadir más sabor a sus alimentos también puede colaborar con el objetivo de mantener una alimentación saludable. Por ejemplo, añadir cebolla, ajo apio, culantro a las preparaciones o usar hierbas como albahaca, orégano y romero. También se sugiere utilizar alimentos de diferentes colores para que las preparaciones se vean agradables y sean apetitosas, así como Incluir alimentos y bebidas agrios: trate de añadir recetas que contienen naranja, limón o vinagre. Esto se debe evitar si tiene la boca o la garganta irritada.

Dos litros de agua diarios

En lo relativo a la hidratación, los nutricionistas recomiendan asegurar el consumo de dos litros de agua al día, aún en personas donde la sensación de sed se ve disminuida. Se aconseja el consumo de caldos por ejemplo de pollo, res y pescado, sin grasa, preparados con condimentos naturales, poca sal y acompañados con verduras de texturas suaves, para aumentar el valor nutricional.

También se puede implementar el consumo de gelatinas sin azúcar en aquellas personas donde la sensación de sed se ve disminuida. No se recomienda el consumo de bebidas gaseosas o altas en azúcar como por ejemplo jugos de frutas envasados.

Productos integrales y frutos secos

Se sugiere el consumo de productos integrales procedentes de grano entero, por ejemplo, pan, arroz, cereales, pastas y frutos secos y semillas, eso sí, evitando que sean fritos, azucarados, o salados.

En la medida de lo posible se debe evitar el consumo de galletas dulces, productos de pastelería y panadería, ya que el consumo de alimentos altos en azúcar tiende a disminuir la respuesta de nuestro sistema inmunitario.

Se aconseja preferir el consumo de leche o yogurt, bajos en grasa, de dos a tres porciones diarias.

En algunas preparaciones como cremas, purés y ensaladas se puede agregar en cantidad moderada, aceite de oliva, rico en ácidos grasos esenciales.

Asimismo, ahora más que nunca es vital evitar las comidas rápidas y los alimentos procesados, por que entre más frescos sean los alimentos es mayor la calidad de los nutrientes.

“Hay que tomar en cuenta que en periodos de aislamiento social o cuarentena es mayor el riesgo del sobrepeso y obesidad, así como agravar la condición de personas con enfermedades crónicas”, agregó la Dra. Delgado.

Estas recomendaciones también son válidas para los pacientes que han sido dados de alta de Covid-19, hasta el momento se contabilizan cuatro.

El CPN recuerda a los costarricenses que es de suma importancia que su alimentación sea guiada por un profesional en nutrición y reitera el llamado para seguir las recomendaciones de las autoridades.