Mónica Morales.22 junio

El Colegio de Profesionales en Nutrición (CPN) advierte con preocupación, que la actual época de cuarentena ha impactado a las personas que padecen de trastornos de conducta alimentaria (TCA), al tiempo que aquellas que ya padecían un TCA, parecen estar teniendo mayor dificultad en avanzar en su recuperación. Además, están apareciendo conductas de riesgo en la población en general.

Los TCA son condiciones mentales serias y biológicamente influenciadas, que pueden tener consecuencias severas para quienes los sufren. Algunos trastornos conocidos son Anorexia Nervosa, Bulimia, Trastorno por Atracón y la Ortorexia.  

En nuestro país, las últimas estadísticas reflejadas en una investigación realizada en 2016, por  INCIENSA, la UCR y UNED, apuntan a un 25% de riesgo de un TCA en mujeres adultas y un 57% de niños en edad escolar se encuentran descontentos con su imagen corporal; lo cual es un factor de riesgo importante para desarrollar un TCA. 

La Dra. Rosanna Mauro, vocera del CPN y especialista en TCA explica que “es un momento que propicia sentimientos y sensaciones intensos, como incertidumbre, miedo y angustia.  Como efecto, la conducta alimentaria se puede convertir en un arma para tratar de evitar o lidiar con lo que sucede.  En algunas personas, esto lleva a que coman de menos y en otras, que más bien encuentren confort en la comida o se sientan descontrolados/as en su conducta alimentaria.  Esto se puede convertir en un problema serio.”

La Dra. Mauro asegura que se ha generado una presión por lograr demasiado en esta cuarentena, tanto a partir de exigencias propias como exigencias sociales, llevando a que las personas se puedan sentir más ansiosas o decepcionadas consigo mismas si no están siendo tan productivas. 

“Trabajar o estudiar desde casa, cumplir con las labores domésticas, ayudar a los hijos a estudiar…todas estas tareas se imponen como retos importantes, y si a eso le sumamos exigencias en otras áreas como aprender nuevos idiomas, hacer manualidades o terminar proyectos inconclusos…puede darse un ambiente que promueve la ansiedad y el refugio en la comida, en dejar de comer o en incurrir en comportamientos que atentan contra la salud y el bienestar”.

Por otra parte, la disponibilidad de alimentos ha variado.  En algunos lugares no hay tanta comida y esto podría llevar a una dificultad para alcanzar los requerimientos energéticos necesarios de una persona que está en recuperación de un TCA, como ocurre en Anorexia Nervosa. En otros casos, el miedo a que la comida se acabe ha llevado a que las personas compren un exceso de comida.  Este exceso de comida podría llevar a personas vulnerables, como aquellas que tienen Trastorno por Atracón o que comen de manera ansiosa o descontrolada, a comer de más y sentir que no tienen paz.

Ahora más que nunca existe mucha presión por hacer dietas, ‘détox’ para limpiar al cuerpo, comer limpio, entre muchas otras tendencias.  Si bien es positivo tomar buenas decisiones acerca de lo que comemos y cómo nos movemos, hacer dietas de moda o restrictivas ser un disparador para alguien con un trastorno de la conducta alimentaria o para alguien con riesgo de sufrirlo. 

Aunque parezca inofensivo, los ‘memes’ acerca de cuánto peso se ha aumentado en cuarentena, el miedo a engordar, la burla para las personas que se ven diferentes, etc., es perjudicial para todas las personas, pero especialmente para quienes ya tienen un enfoque excesivo en el cuerpo y la comida, o bien que ya tienen un TCA. 

Recomendaciones

¿Qué deben hacer las personas que están experimentando problemas con la comida o padecen algún TCA?

La Dra. Mauro brinda las siguientes recomendaciones para quienes están experimentando problemas con la comida o padecen algún TCA:

  1. Trate de mantener rutinas diarias, que no sean muy complicadas.  Puede bastar con fijar una hora regular de sueño y de comidas, así como un tiempo pequeño para dedicarse a sí mismo. 
  2. Incluya algún tipo de ejercicio divertido como bailar, hacer yoga o estiramientos, para tratar de mejorar el estado de ánimo, pasar un rato diferente o sentirse más fuerte.  Nunca para quemar calorías ni reducir culpa por haber comido.
  3. No se exija demasiado.  Atravesar la cuarentena ya es un logro por sí solo, y no es el mejor momento para emprender proyectos demasiado ambiciosos que puedan causarle fatiga o más ansiedad. Es mejor enfocarse en pequeñas actividades que den felicidad.
  4. Deje de seguir cualquier red social que lo haga sentir mal con el cuerpo o la figura, que lo incentive a hacer dietas estrictas o que lo dejen con hambre. 
  5. No importa si aumenta un poco de peso como efecto secundario de este tiempo de crisis.  Esta no es una competencia para ver quién luce mejor o quien controla más lo que come. 
  6. Haga las comidas en un ambiente tranquilo, sin distracciones como televisión, teléfono o libros. 
  7. Coma sentado/a, masticando bastante los alimentos y tardando entre 10-30 minutos para comer. 
  8. ¡Pida ayuda, usted no está solo/a!.  Es importante contar con una guía experta de un profesional en nutrición que le pueda ayudar a avanzar. 
  9. Compre comida variada y colorida, que usted disfrute y que lo haga sentir bien. 
  10. Rodéese de personas que le puedan brindar apoyo por medio de video llamadas, mensajes de texto o teléfono. ¡El apoyo es vital!
Algunas de las consecuencias de los TCA
  • Cambios en el estado de ánimo
  • Problemas con los huesos, los dientes y el corazón
  • Aparición o agravamiento de depresión y ansiedad
  • Aislamiento social y desinterés por actividades cotidianas
  • Falta de concentración e insomnio
  • Caída de cabello y debilitamiento de uñas

Fuente: Dra. Rosana Mauro, nutricionista