Mónica Morales.12 mayo

Las infusiones son la mejor manera de aprovechar las bondades medicinales, terapéuticas y aromáticas de las plantas y frutos que nos brinda la naturaleza.

Prepararlas es sencillo: se agregan los ingredientes (ojalá frescos) en agua caliente y se deja reposar. Al contrario de lo que muchas personas creen, el agua nunca debe alcanzar su punto de ebullición, pues, al hervir, la planta puede perder alguno de sus principios activos, sobre todo los aromáticos.

Acá le dejamos algunas combinaciones mágicas –por su sabor y sus propiedades– y otras infusiones que con un único ingrediente aportan muchísimo bienestar.

Albahaca, arándanos y jengibre para la mente

Los arándanos contienen antioxidantes que protegen nuestro cerebro de los radicales libres, evitando la oxidación, la pérdida de memoria y enfermedades como el alzhéimer. El jengibre alivia las migrañas y la albahaca reduce la tensión y la fatiga en el cerebro.

Para preparar esta infusión, use una cucharada de arándanos aplastados, ralladura de jengibre y dos hojas de albahaca fresca.

Albahaca y miel contra las náuseas

Esta infusión aprovecha los efectos calmantes de la albahaca para deshacerse de dolores de estómago, náuseas y vómitos. Es refrescante y energizante.

Anís relajante y digestivo

La infusión de anís se utiliza para aliviar dolores de estómago. También es expectorante y actúa como relajante muscular.

Cardamomo y jengibre contra el dolor

El jengibre y el cardamomo han sido utilizados por mucho tiempo en la medicina ayurvédica para reducir el dolor y la inflamación.

Cayena, canela y limón para adelgazar

Estos tres ingredientes juntos tienen la capacidad de acelerar el metabolismo y ayudan a potenciar los resultados de una alimentación sana y del ejercicio. La pimienta de cayena acelera el metabolismo y contribuye a quemar más calorías, la canela reduce el azúcar en la sangre y el colesterol malo, y el limón tiene propiedades depurativas.

Utilice dos pizcas de cayena, dos de canela en polvo (o un trozo de canela) y el jugo de medio limón.

Cúrcuma y limón para el hígado

La cúrcuma es un agente limpiador del hígado, antiséptico y antibacterial. El limón, por su parte, también es antiséptico y limpia la sangre.

Se aconseja tomar la infusión de estos dos ingredientes en ayunas para potenciar su efecto depurador.

Para una taza, utilice el jugo de medio limón, la cantidad necesaria de agua caliente y una pizca de cúrcuma. Si necesita endulzar la infusión, puede hacerlo con miel.

Cola de caballo diurético

A esta planta se le atribuyen efectos diuréticos. Aumenta el bienestar general, es especialmente útil contra las molestias de la menstruación y calma las dolencias renales y vesiculares.

Frutas para la digestión

Utilice dos rebanadas de manzana, dos rebanadas de pera y cinco uvas moradas machacadas. Esta infusión es muy reconfortante, aporta fibra dietética y ayuda a promover la digestión, controlar la diarrea y aliviar el estreñimiento.

Manzanilla contra dolores menstruales

La manzanilla es la reina de las infusiones. Tiene propiedades calmantes y, además, digestivas. Es una excelente aliada para mitigar los dolores derivados de la menstruación. Prefiera adquirir la manzanilla fresca, con todo y flor.

Manzanilla y jengibre para relajarse

Esta infusión es perfecta para tomar por la noche, antes de ir a la cama. La manzanilla tiene un efecto calmante en el cuerpo, mientras que el jengibre es antinflamatorio y ayuda a descongestionar las vías respiratorias, lo que permite una respiración más profunda y, por lo tanto, un sueño más agradable.

Para prepararla solo necesita una cucharadita de flores secas de manzanilla y un poco de jengibre fresco rallado.

Menta nutritiva y digestiva

Además de su inigualable y refrescante sabor, la infusión de menta aporta vitamina C, hierro, potasio y calcio. Se utiliza para aliviar digestiones pesadas y se considera un buen antiséptico.

Naranja, menta y canela para subir las defensas

Las naranjas están llenas de vitamina C, un antioxidante que protege del daño celular y fortalece nuestro sistema inmune. Por su parte, la canela tiene propiedades antisépticas, antivirales, antibacterianas y antimicóticas; es decir, nos protege de infecciones. Por último, la menta fresca aporta antioxidantes, vitaminas y minerales.

Use el jugo de media naranja, un trozo de canela –o dos pizcas de canela en polvo– y ocho hojas de menta fresca. Endulce con miel de abeja.

Tilo antiestrés

Con la flor del tilo se prepara una de las infusiones herbales más conocidas para combatir los nervios y el estrés. También es de gran ayuda para aliviar cólicos y dolores menstruales.

Zanahoria y salvia para una piel tersa

El jugo de zanahoria está lleno de betacaroteno, nutriente que el cuerpo convierte en vitamina A; por su parte, la salvia inhibe el crecimiento de bacterias y tiene propiedades antinflamatorias.

Caliente una taza de jugo de zanahoria –sin llevarla a ebullición– y agregue un par de hojas de salvia fresca.