Andrea González Mesén.9 mayo

La elección responsable de lo que comemos se vuelve clave en la cadena de conservación de especies. Esto significa conocer en la medida de lo posible la procedencia y el grado de amenaza, y no solo enfocarnos en cuántas calorías puede aportar un pescado –que tampoco está mal tenerlo en cuenta–.

Para lograrlo la Fundación Mar Viva desarrolló el app “MarViva Guía de Semáforo” que permite identificar las cualidades de cada especie y su condición de pesca. El objetivo es educar en el consumo de especies no tradicionales, para evitar aquellas que están en peligro de extinción.

Especies recomendadas

Macarela, Scomberomorus sierra

Es pariente del atún. Habita en ambientes costeros del Pacífico. Su cuerpo es comprimido, alargado, plateado con pequeños lunares amarillos en los costados.

Es considerado un pescado azul por su contenido graso.

Cien gramos de este pescado aportan 10 gramos de grasa. Sin embargo, la grasa presente en los pescados azules es rica en ácidos grasos omega-3 que contribuyen a disminuir los niveles de colesterol y de triglicéridos en sangre.

Su consumo ayuda a reducir enfermedades del corazón. Es una buena fuente de proteínas de alto valor biológico. La vitamina B12 está presente en cantidades importantes y supera a la que contienen los huevos y gran parte de las carnes, alimentos de origen animal, fuente natural exclusiva de esta vitamina.

Es una especie carnívoro, que se alimenta de peces óseos, pulpos y calamares. Puede llegar a medir 99 cm y alcanza la madurez reproductiva a partir de los 45 cm de longitud total. Su carne es suave y aceitosa.

Pargo seda, Lutjanus peru

Es una especie costera, que habita principalmente en fondos rocosos y arenosos del Pacífico. Se alimenta de otros peces, crustáceos, pulpos y calamares. Su coloración va desde el rosa hasta el rojo intenso con un tono plateado.

Cien gramos de pargo contienen 20,51 gramos de proteína, 1,34 gramos de grasa, no contienen carbohidratos ni fibra. Contienen 1,34 gramos de grasa y 37 mili gramos de colesterol. Tiene minerales como potasio (417 mg), fósforo (198 mg) o sodio (64 mg).

Su talla máxima es de 95 centímetros (cm) y alcanza la madurez reproductiva a los 58 cm. Se suele vender como pescado entero.

Róbalo negro, Centropomus nigrescens

Habita en esteros y la parte baja de los ríos, sobre fondos suaves. Este pez es carnívoro y se alimenta de otros peces y crustáceos como cangrejos y camarones. Se distingue por su coloración plateada, con una línea negra que se extiende desde el opérculo hasta el final de la cola.

En general, esta especie es capturada durante todo el año; no obstante, su disponibilidad puede ser menor durante el período de veda en el Golfo de Nicoya.

Su carne es cotizada en las cocinas de restaurantes debido a la calidad y sabor. Se considera uno de los más magros, es decir su contenido de grasa es mínimo. Es rico en proteína de excelente calidad, aporta todos los aminoácidos esenciales. 100 gramos equivale a 85 calorías, convirtiéndolo en un alimento ideal para bajar peso.

Aporta mayor cantidad de minerales y vitaminas en comparación con otras especies.

Alcanza la madurez reproductiva a los 64.3 cm y puede crecer hasta los 123 cm.

Bagre volador, Bagre pinnimaculatus

Se distingue por la presencia de barbillas sensoriales alrededor de la boca, algo así como bigotes. A diferencia de la mayoría de los bagres, el volador no presenta fuertes espinas en sus aletas.

Su carne es suave y consistente. Se recomienda consumir individuos de más de 51.2 cm de longitud, que es la talla a partir de la cual el volador alcanza su madurez reproductiva.

Se puede consumir durante todo el año. 100 gramos de pescado aporta 95 calorías. Contiene vitaminas importantes como el B12 y la vitamina D. Contiene 17 gramos de proteína por cada porción.

Jurel bonito, Caranx caninus

Habita en aguas superficiales de la costa Pacífica y es frecuente encontrarlo formando cardúmenes.

Se puede consumir durante todo el año. Su coloración puede variar de azul verdoso a negro en el dorso y de blanco plateado amarillento en el vientre.

Este pez se reproduce una vez que alcanza los 70 cm de longitud total y se han reportado individuos de hasta 1 m.

Se considera un pescado azul, contiene 6 gramos de grasa por cada porción de 100 gramos. Rico en Omega 3 y vitaminas del grupo B.

Posee vitaminas liposolubles, como la A y la D, esta última favorece la absorción de calcio, su fijación en los huesos y regula el nivel de este en la sangre, mientras que la vitamina A contribuye al mantenimiento, crecimiento y reparación de las mucosas, piel y otros tejidos del cuerpo.

Especies no recomendadas para el consumo

Tiburón (bolillo, cazón, bolillón):

Los tiburones son especies de crecimiento lento, madurez sexual tardía y producen pocas crías. Estas particularidades biológicas, sumado la sobre-explotación y el aleteo indiscriminado, las convierte en especies altamente vulnerables.

Peces picudos (pez vela, marlín y pez espada):

El pez vela (Istiophorus platypterus), el marlín blanco (Makaira nigricans y Tetrapturus angustirostris), el marlín rosado (Kajikia audax) y el pez espada (Xiphias gladius) son especies altamente migratorias. Este grupo de peces, conocidos como picudos, son de gran importancia para la pesca deportiva desarrollada desde las regiones costeras. Dicha actividad genera ingresos mucho mayores que la pesca comercial de las mismas especies. Sin embargo, los picudos están sujetos a una fuerte presión pesquera, por parte de flotas internacionales que operan en mar abierto, dentro y fuera de aguas jurisdiccionales costarricenses. Esta situación, hace de los “picudos” especies vulnerables, motivo por la cual no se recomienda su consumo.