Mónica Morales.21 marzo

El afán de las mañanas hace que disminuya el tiempo para planificar y preparar nuestras meriendas o las de nuestros hijos. Con frecuencia comprar alimentos preparados en sodas o cafeterías y hasta en máquinas expendedoras se vuelve el hábito más común.

Sin embargo, planificar las meriendas en casa siempre será la mejor opción. Por ello, Patricia Vial, Gerente de Nutrición, Salud y Bienestar de Nestlé Centroamérica nos da las siguientes recomendaciones:

1. Planifique las opciones de meriendas: durante el fin de semana prepare el menú para cada día y elabore la lista de compras para el supermercado. Esto le ahorrará tiempo entre semana. Recuerde el balance entre los alimentos, mezcle opciones nutritivas.

2. Organice todo desde la noche anterior: Por ejemplo prepare la mezcla para panqueques, divida la porción de fruta o semillas para cada uno y deje lista la botella con agua fresca. Estos pequeños avances le ahorrarán minutos valiosos durante las mañanas agitadas.

3. No se complique demasiado. Elija meriendas simples de preparar y transportar. Si cuenta con poco tiempo, opciones como frutas frescas o deshidratadas, semillas, yogurt con topping de cereal o galletas de harina integral; son opciones saludables y de preparación rápida.

4. Escoja las opciones que se preserven mejor durante el día. Prefiera frutas enteras en lugar de aquellas que al cortarse y almacenarse por horas fuera de refrigeración pueden variar su olor y textura.

La manzana, la pera, el banano y la naranja son excelentes opciones para consumir fuera de casa.