GDA .21 enero

Hay modas que sí vale la pena seguir. Esta es una de ellas: hay una planta, que a pesar de su antigüedad está resurgiendo y promete convertirse en tendencia este 2019.

Se trata de la moringa, que de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura pertenece al género de arbustos y árboles, en la que todos sus componentes como corteza, vainas, hojas, nueces, semillas, tubérculos, raíces y flores son comestibles.

Se ha encontrado a través de estudios, que este cultivo de origen asiático contiene sustancias anticancerígenas, hipotensoras, hipoglucemiantes y antibióticas. Además de que es rico en proteína.

Un documento publicado por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en el que explican los beneficios nutritivos y medicinales de la moringa, señala que “su valor nutritivo está ampliamente comprobado. Sin embargo, en cuanto a su valor en el tratamiento de cáncer, diabetes e hipertensión en humanos aún no existe respaldo de pruebas clínicas”.

A pesar de ello su consumo no produce ningún riesgo para la salud. Además de su alto valor proteico, es rica en vitaminas A, B y C, y minerales, por lo que la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) lo recomienda para mujeres embarazadas y lactantes, así como para niños pequeños.

Incluso destacan sus propiedades antibióticas o para atender la hipotensión (cuando se tiene la presión baja) antiespasmódicas, anti-ulcerosas, anti-inflamatorias, hipocolesterolémicas e hipoglucémicas.

Su consumo pude ser a través de tés, ensaladas o para adicionar a jugos en su presentación en polvo.