Andrea González Mesén.10 julio

Los amantes del café somos muchos, me incluyo, y tenemos razones para serlo. Esta bebida milenaria sigue conquistando paladares y si hablamos de nutrición ¿en qué nos beneficia?

Melania Cevo, nutricionista de consultas nutrición, afirma que este grano es perfecto para reducir la fatiga y el cansancio, debido a que contiene cafeína, una sustancia que aumenta los niveles de dopamina en el organismo y activa más neuronas a una mayor rapidez, lo que genera un efecto estimulante.

La bebida está cargada de antioxidantes, vitaminas, minerales, e inclusive ácidos grasos que pueden aumentar nuestra energía y la concentración. Adicionalmente, una sola taza aporta manganeso, potasio y niacina (una forma de vitamina B3), entre otros nutrientes.

De acuerdo con la nutricionista se ha comprobado que el café puede ayudar a reducir el riesgo de diabetes hasta en un 67%, así como el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 entre un 25% hasta un 67% en personas que lo consumen regularmente.

La nutricionista destaca que existen posibles efectos de protección del hígado, ya que las personas que toman 4 tazas o más al día pueden reducir su riesgo de cirrosis hepática hasta en un 80%.

Consejos para beberlo

Evite añadir al café productos como leche, azúcar, miel de abeja, chantilly, chocolate en sirope, chocolate en barra, leche condensada, caramelo, licores de sabores, tapa de dulce, miel de agave, cremas de licores, helado o siropes de sabores ya que aumentan rápidamente la ingesta de calorías.

En su lugar prefiera productos que resultan bastante beneficiosos como: cúrcuma, nuez moscada, azafrán, canela, cardamomo, vainilla, menta, cacao amargo, ralladura de naranja y pimienta cayena.

Asimismo, es importante que no se tome café en exceso, ya que su consumo desmedido también podría ser perjudicial.