Mónica Morales.22 enero

Perder peso, es un objetivo perseguido por muchas personas que lidian con kilos de más. Así, por su comprobada efectividad para reducir las tallas, hay quienes piensan en recurrir a una dieta cetogénica. Pero ¡cuidado!, hacer este tipo de dietas puede conllevar importantes riesgos si no se tiene acompañamiento profesional.

La ciencia tras las dietas cetogénicas es que permiten una rápida pérdida de peso al activar un estado metabólico natural llamado “cetosis“ en el cual, ante una deficiencia calórica, el organismo toma la grasa almacenada y la utiliza como “combustible”. Esta deficiencia calórica es posible alcanzarla mediante el ayuno, por lo que se reduce fuertemente la ingesta de carbohidratos.

Sin embargo, como explica el doctor Mauricio Barahona, Director del Instituto Costarricense de Metabolismo (ICOMET), las dietas de menos de 1000 calorías diarias para un adulto, requieren supervisión profesional.

De igual forma, las dietas cetogénicas se deben plantear para períodos controlados ya que posteriormente es necesario establecer un plan nutricional que permita a la persona sostener el peso que se fijó como meta. De acuerdo con el doctor Barahona, entre otros efectos, se pueden identificar cuatro aspectos negativos de hacer una dieta cetogénica sin supervisión profesional:

  1. Pérdida de peso desequilibrada en la que se reduce la masa muscular.
  2. Deficiencias vitamínicas y minerales por una inadecuada suplementación nutricional.
  3. Efectos secundarios cuando la persona padece enfermedades en el hígado o el riñón.
  4. No se cuenta con seguimiento de los resultados y por tanto no se hacen ajustes en el tratamiento para lograr los objetivos esperados.

Ejemplos de programas como PnK ponen especial cuidado en la salud de la persona garantizando que la dieta cetogénica haga que pierda peso en grasa y no en músculo. Para el doctor Barahona, 5 puntos que se deben tomar en cuenta antes de comenzar una cetosis son:

  1. Realizar una valoración médica para verificar que la persona tiene las condiciones de salud necesarias para ser candidata a una dieta cetogénica.
  2. Determinar previamente la meta de pérdida de peso.
  3. Plantear la duración de la “ventana” de cetosis según la meta del tratamiento.
  4. Establecer una rutina diaria para continuar un plan de dieta estricto posterior a la “ventana de cetosis”.
  5. Contar con seguimiento médico durante