Cecilia López.12 diciembre, 2018

Malestar, hinchazón, acidéz y hasta gases. Una mala digestión podría provocarnos esto, ya que dificulta la absorción de alimentos y nos hace sentir inflamadas, con náuseas, entre otros malestares.

Para evitar una mala digestión, los alimentos deben ser digeridos completamente, para que ningún residuo tóxico interfiera con el proceso metabólico. Para mejorar su digestión siga estas recomendaciones:

Evite los alimentos fríos: Una bebida o comida muy fría puede interferir con la digestión. Por eso, procure sacar la comida del refrigerador media hora antes de comer y, en el caso de los helados, deje que se atempere en su boca antes de tragarlo.

Fibra moderada: No en exceso es malo y cuando consumimos más fibra de la debida, puede provocarnos hinchazón y exceso de gases. Es aconsejable no sobrepasar los 30 o 40 gramos de fibra diarios.

Verduras bien cocinadas: Cuando vaya a cocinar legumbres o verduras, asegúrese de que queden bien cocidos. En el caso del pescado y la carne es al contrario, ya que se digieren mejor cuando están menos cocidos.

Pulpa de aloe: Otra manera de combatir la mala digestión es mediante el consumo de pulpa de aloe, ya este producto lubrifica el intestino y mejoran el funcionamiento del tubo digestivo. Sin embargo, no lo tome diariamente, solo de vez en cuando.

Utilice poca sal: El exceso de sal podría provocarle molestias, por eso es recomendable que evite la sal, la pimienta y el picante.

Agua caliente en ayunas: Tome agua caliente o tibia en ayunas, esto mantendrá el sistema digestivo sano. Asimismo, es importante que se mantenga hidratada por lo que resta del día.

No se salte las comidas: Evite saltarse las comidas, los estudios demuestran que tener horarios fijos para almorzar activa el metabolismo y facilita la digestión.

Coma con calma: Intente disfrutar el plato de manera calmada, no se apresure en terminar todo para que no experimente síntomas de indigestión.