Mónica Morales.30 abril

Sin duda alguna, la pandemia ha modificado nuestra realidad. Como parte del ajuste a esta nueva dinámica de días en casa y teletrabajo, es posible que algunas personas hayan visto alterados sus tiempos de alimentación, enfrenten dificultades para preparar sus comidas –por falta de tiempo o conocimiento– o bien recurran a ellas en momentos de tristeza, ansiedad o estrés.

“El aislamiento nos obliga a repensar nuestros hábitos de consumo. Estamos entrando en una nueva dinámica de relaciones de convivencia en nuestros hogares, pero esta es una oportunidad para aprovechar e implementar mejores hábitos para mantener nuestro sistema inmunológico preparado para esta contingencia”, comentó la doctora Jery Villalobos, especialista en el tema de obesidad

En sus declaraciones, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado que la obesidad y el sobrepeso pueden causar diabetes e hipertensión, factores de riesgo frente al coronavirus. En esta edición, la doctora Villalobos nos da una serie de recomendaciones para mejorar la salud, perder peso y fortalecer el sistema inmunológico, de forma que nuestro organismo esté preparado para combatir diferentes enfermedades:

1. Realizar actividad física: Este es uno de los elementos clave para fortalecer nuestro sistema inmunitario, no solo por su capacidad para generar músculo –lo que aumenta la quema de grasa y favorece el control de peso por gasto energético–, sino también debido a los múltiples beneficios que significa para nuestra mente. Al ejercitarnos se liberan hormonas, entre ellas las endorfinas, que aumentan nuestra sensación de bienestar y motivación, condiciones esenciales para fortalecer nuestro sistema inmunitario.

2. Disminuir el estrés: El primer paso para manejar el estrés es reconocer su presencia en nuestra vida. Identifique cuáles son las situaciones detonantes que le provocan estrés y los síntomas que le producen: enojo, irritabilidad, falta de sueño, dolores de cabeza o malestar estomacal. Diseñe rutinas diarias para manejar mejor el tiempo y busque espacios de distracción para su mente.

3. Consumir vitaminas y minerales: Mantener una dieta balanceada y consumir alimentos saludables por sus valores nutricionales y su contenido de fibra es una práctica clave para fortalecer el sistema inmunológico. Antes de ir de compras, y para hacerlo de una manera consciente y eficiente, haga una lista de los productos que necesita adquirir y escoja alimentos versátiles que pueda incluir en diferentes recetas. Si así lo desea, puede hablar con su médico acerca de la posibilidad de tomar un suplemento vitamínico.

4. Consumir una adecuada cantidad de proteína: Los alimentos con alto contenido proteico proporcionan aminoácidos indispensables para conservar el cuerpo sano. Es importante que se asegure de que su consumo de proteínas es el ideal para mantener las funciones vitales y reponer o sostener la masa muscular adecuada a su contextura.

5. Resolver la lipoinflamación (inflamación de las células de grasa): El término lipoinflamación hace referencia al proceso inflamatorio de las células que se produce en el tejido adiposo, que es la grasa que está bajo nuestra piel y que es responsable –en parte– del sobrepeso y la obesidad. “Esta reducción del número de células inflamatorias implica, a su vez, una disminución del riesgo de complicaciones al contraer alguna enfermedad, lo que mejora nuestro sistema inmunológico”, finalizó la doctora.